Logo de Pasapalabra en Antena 3

'Pasapalabra' no hará caso de la exigencia de sus fans: 'Es una norma injusta'

Un exconcursante que hizo historia en 2017 ha desvelado el motivo por el que el programa tiene impuesta esta regla

A pesar de haber cambiado de cadena, 'Pasapalabra' mantendrá intactas las bases del concurso y, por lo tanto, una de las normas que los espectadores consideran más injustas continuará vigente en Antena 3

Si uno de los concursantes logra llevarse el bote, su contrincante queda automáticamente eliminado, algo que ya sucedió cuando el programa era emitido en Telecinco

logo TwitterNUEVO Y GRATIS: Las noticias que a ti te gustan, ahora también en Twitter. No esperes más, pincha ahora aquí y síguenos ya. ¡TE ESPERAMOS!

Julio Escartín consiguió hacer historia en 'Pasapalabra' en marzo de 2017 cuando completó el rosco, se llevó un total de 318.000 euros y consiguió vencer a Pablo Díaz, un joven procedente de Tenerife, que llevaba 47 noches consecutivas concursando. La victoria del zaragozano también supuso el final del tinerfeño en el programa. 

Se trata de la norma más injusta del concurso, tal y como han señalado los espectadores y muchas de las personas que han pasado por él. Aunque se esperaba que con el traspaso a Antena 3 se eliminara esta regla, según ha confirmado 'El Confi TV', 'Pasapalabra' mantendrá intacto su reglamento. 

Un exconcursante explica el motivo de esta regla

«Antes de que pusieran 'La silla azul' (julio de 2015), el concursante que perdía el programa se iba y lo mismo sucedía cuando uno de los dos resolvía correctamente el rosco», ha explicado Carlos Adán, otro participante que también hizo historia en 2017, al mismo medio. «Uno ganaba y el otro como perdedor abandonaba el programa. Era lo normal».

«Cuando el programa estableció 'La silla azul' parecía raro que el perdedor, en el caso de que el otro se llevara el bote, no tuviera el derecho de volver».

A pesar de que ni los propios concursantes entendían por qué se estableció esta norma e incluso era tema de debate entre ellos, ha explicado cómo descubrieron el motivo «justo el día que perdió Pablo». 

«Es pura lógica. Pablo quedó eliminado cuando llevaba 47 programas concursados y prácticamente ganados casi 50.000 euros. Si al día siguiente le hubiesen dado la oportunidad de regresar, hubiese concursado por un bote de 6000 euros», la cifra con la que vuelva a iniciar el bote después de que alguien consigua hacerse con él.  

«Sería, por tanto, absurdo acertar 24 preguntas e incluso la 25 para llevarse los 6000 del premio, porque automáticamente perdería los 50000 euros acumulados que en esta nueva etapa lleva ya ganados».

«Otra opción sería la de fallar a propósito para volver a concursar el día siguiente, y los sucesivos, hasta que el bote creciera», pero esta no tendría sentido porque «la audiencia del programa lo vería muy raro».

De esta forma, Carlos Adán ha llegado a la conclusión de que un concursante que «ya tiene 50.000 euros asegurados» juegue por tan solo 6.000 euros no tendrá interés en completar el rosco y, por lo tanto, trataría de fallar algunas de las preguntas para continuar en el programa e intentar hacerse con un bote más grande.  

Por este motivo, cree que eliminar al contrincante cuando se alzan con el bote es una norma «muy bien pensada porque evita que se den este tipo de situaciones tan absurdas». Además, si esa persona ya tenía recorrido en 'Pasapalabra', siempre se le ha dado la oportunidad de volver más adelante.