Foto del personaje

La nueva vida de 'El Cuco' tras la muerte de Marta del Castillo: con novia y modelo

'El Cuco', uno de los que conoce el paradero del cuerpo de Marta, se enfrenta desde hoy a un nuevo juicio

Hoy arranca en el Juzgado de la Penal número 7 de Sevilla el juicio más esperado del año. En el banquillo de los acusados se sientan Javier García, alias El Cuco, y su madre Rosalía. Están acusados de falso testimonio por haber mentido presuntamente en el juicio por el crimen de Marta del Castillo.

El juicio ha generado una enorme expectación, ya que se trata de una nueva oportunidad para que El Cuco diga la verdad. El menor se inventó una coartada para negar que la noche que mataron a Marta estuviera en el piso de León XIII. Pero todos los indicios apuntan a que estuvo allí, y lo vio todo.

En el juicio declarará también Miguel Carcaño, que en su última versión ha señalada a su hermano Francisco Javier como autor de los hechos. Su versión es respaldada por los padres de Marta del Castillo. La familia de Marta confía en que esta vez El Cuco diga la verdad, y reabran la investigación.

Podría cambiarlo todo

El Cuco es la última esperanza para saber qué pasó aquella noche y dónde está el cuerpo de Marta del Castillo. Esta mañana ha entrado tapado y con guantes para evitar que le identifiques. Tenía 15 años cuando ocurrieron los hechos, y pasó dos años en un centro de internamiento por encubrimiento.

Foto del personaje
Javier García Marín, alias El Cuco | Cedida

Miguel Carcaño, el único condenado por el crimen, asegura que su hermano mató a la joven con la culata de una pistola. La familia de Marta también cree que fue el cerebro de lo que pasó. Pero Francisco Javier y su novia fueron absueltos, al no haber pruebas de su presencia en el lugar. 

Si ahora El Cuco reconoce que mintió y cuenta lo que vio, podría situar a Francisco Javier en el piso de León XIII en el momento de los hechos. La figura de El Cuco ha suscitado de nuevo un gran interés mediático. Tras cumplir su condena, Javier buscó una nueva vida lejos de España.

La nueva vida de 'El Cuco'

En el sur de Francia, en una localidad a 25 minutos de Marsella, tiene fijada su residencia Francisco Javier García. Todo el mundo le conoce como El Cuco, sobre todo tras su participación en el asesinato de Marta del Castillo. La justicia cree que es una de las pocas personas que conoce el paradero del cuerpo de la joven.

Trata de pasar siempre inadvertido. Apenas sale a la calle y cuando lo hace es para sacar a pasear a su perro. Un can de presa de unos 50 kilos que le sirve de protección. Se muestra siempre muy desconfiado, pendiente de lo que ocurre a su alrededor. El Cuco es muy hábil, capaz de detectar la presencia de medios españoles a la puerta de su casa.

Cuando siente una presencia extraña no duda en salir corriendo hacia su domicilio. El crimen de Marta del Castillo le perseguirá de por vida. Sigue guardando con gran hermetismo el lugar donde se encuentra la chica. Ya han pasado más de doce años desde aquello. En aquel momento tenía apenas 15 años.

Condena por encubrimiento

La justicia determinó que había colaborado con Miguel Carcaño a deshacerse del cuerpo de Marta. En un primer momento aseguró que el asesino confeso, Carcaño, y su hermanastro le amenazaron si hablaba. En su declaración añadió que la adolescente yacía muerta cuando se presentó en la vivienda de León XIII en Sevilla.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Sucesos

Más tarde negaría los hechos y contaría que nunca había estado allí. Explicó que esa primera versión estuvo condicionada por las presiones policiales que sufrió tras ser detenido. En privado admitió que los hechos: "Yo llegué, me vi el pollo, estaba todo mareado, una paranoia", señaló.

En 2011, El Cuco fue condenado a 2 años y 11 meses de internamiento en un centro de menores. En la sentencia, el juez aclara que tenía "la convicción" de que sabía dónde se localizaba el cadáver de la víctima. Marta del Castillo tenía 17 años en el momento en que la asesinaron.

Nueva vida lejos de España

Hace años decidió romper con su pasado y refugiarse en una pequeña ciudad francesa. A casi 1500 kilómetros de su casa en Sevilla. En todo este tiempo ha buscado mantenerse alejado de los focos, pero sobre todo de las miradas de sus vecinos.

Sabía que quedándose en España no conseguiría quitarse de encima esa presión mediática. En Rognac ha trabajado como mozo de almacén, un empleo que consiguió a través de una empresa de trabajo temporal.

Aterrizó en suelo francés en 2006. Fue la manera de poner tierra de por medio. También seguiría sus pasos Samuel Benítez, otro de los jóvenes que se sospecha que estuvo en aquella casa.

Fotografía de Marta del Castillo
Sigue siendo una incógnita el paradero del cuerpo de Marta del Castillo | Cedida

La historia de Marta del Castillo, con muchas incógnitas

Al menos, Carcaño lo involucró a la hora de deshacerse de Marta. Sin embargo, no hubo pruebas que pudieran confirmar la presencia de Samuel en la vivienda.

Los dos amigos emigraron a Rognac, y lo hicieron de la mano del fotógrafo Michel Tchelou, tío de la novia de Samuel. El Cuco comenzó trabajando de modelo, mientras que Benítez lo hizo de escultor.

En la medida de lo posible trataron de llevar una vida lo más normal posible. Incluso se abrieron cuentas en las redes sociales con nombres falsos, donde compartían imágenes de sus fiestas o posando en coches.

Montaje con fotos del padre y su hija
Los padres de Marta llevan 12 años buscando a su hija. | La Noticia Digital

Todo entre ellos iba genial hasta que el padre de Marta del Castillo los descubre en estas plataformas. Desvela que Samuel había dejado embarazada a la joven que había conocido en Sevilla durante su Erasmus. El joven no dudó en contestarle: "Sinvergüenza, que te hayan matado a tu hija no te da derecho para señalar y crucificar a un bebé".

A raíz de aquello se distancian los dos amigos. El Cuco empieza a residir con una chica de Sevilla que emigra a Rognac unos meses después de él. Y empieza a perder el contacto con Samuel.

Tomarían caminos por separado, rompiendo por completo una amistad de muchos años.