Montaje con foto de Mariano García Calatayud

Mariano, el español capturado por los rusos: 'No sabemos si aparecerá su cadáver'

Mariano, un jubilado de Valencia, lleva desaparecido desde el pasado sábado en Ucrania

La situación de Mariano García Calatayud empieza a ser preocupante. El pasado sábado se le perdió la pista en Ucrania a este funcionario jubilado de Valencia. Ni sus amigos ni su familia han vuelto a tener noticias de él.

La última vez que se le vio fue en la ciudad de Jersón, mientras tomaba parte en una manifestación en contra de la invasión. Sus allegados se temen lo peor y el Ministerio de Asuntos Exteriores trata de buscar respuestas a lo sucedido.

Un buen amigo de Mariano, Paco Santiesteban, fue el encargado de dar la voz de alarma en España. Recibió una llamada procedente de Ucrania en donde se le comunicaba que el jubilado estaba desaparecido desde el 19 de marzo. Alguien le dijo que "los rusos lo habían metido en un coche y se lo llevaron detenido", contó a 20 Minutos.

La última conexión de su Whatsapp es del sábado a las 11:11. Lo que vendría a corroborar esta versión. 

Paco se muestra desesperado al no tener noticias. "Desde esa fecha no hemos podido hablar con él. No sabemos si está vivo o muerto, si aparecerá su cadáver o si desaparecerá para siempre", apunta preocupado.

La situación no le invita a ser especialmente optimista. "Pinta muy mal, yo tengo muy pocas esperanzas. Se lo van a cargar", sospecha.

Foto de Mariano García Calatayud
Mariano García Calatayud se unió a la resistencia de Ucrania contra Putin. | Cedida

Su amigo, pese a sus 73 años, combatía con las fuerzas de Ucrania, según confirmaron fuentes diplomáticas a Europa Press.

Paco trató de localizar a la hermana del arrestado y le facilitó el contacto de la amiga que les advirtió de su desaparición. También se dirigieron a la exalcaldesa de Carlet y al regidor de Benimodo, donde había trabajado y vivido antes de marcharse a Ucrania.

De confirmarse que Mariano García Calatayud fue detenido por las tropas rusas se convertiría en el primer español en ser arrestado por Putin. De momento, la embajada de España en Kiev y el Ministerio de Asuntos Exteriores investiga el caso. Quieren aclarar la situación del retenido y "permanecen en contacto con su familia".

▶️ Un Policía Nacional narra su huida de la guerra de Ucrania: Desgarrador

Este jubilado abandonó en 2014 su tierra para dirigirse a Ucrania. Lo hizo con el ánimo de realizar labores humanitarias durante la guerra de Crimea. A partir de aquello decidió quedarse en el país e iniciar una nueva vida allí.

Siempre tuvo mucho interés en colaborar con los demás, en aportar su granito de arena. Hace un mes tuvo la opción de regresar a España después de que estallara el conflicto, pero prefirió quedarse en Ucrania.

Foto de Mariano García Calatayud
Mariano, rodeado de policías y militares en Ucrania. | Cedida

Una vez que se jubiló decidió marcharse "para repartir comida a familias y niños. Se quedó por las historias que le contaba su padre de los niños españoles que fueron a la Unión Soviética tras la Guerra civil", cuentan. Era habitual verle en las concentraciones que se celebraban en favor de Ucrania, pero "su labor es sobre todo humanitaria".

Mariano se empeñó en seguir allí

Pese a los consejos de sus allegados, Mariano García Calatayud se empeñó en seguir en el país. Lamentan que no hubieran podido convencerle para regresar a España. "Se lo dijimos todos, que tuviera cuidado porque estaba en lo peor, que no se metiera tanto", relata su amigo.

Explica que se encontraba en Jersón, "la única capital de provincia tomada por los rusos". Le habían ofrecido cobijo en otra ciudad, pero "no se quiso mover". Seguía empeñado en defender lo que consideraba más justo.

La preocupación también era evidente en Mariya Kurnytska, presidenta de la Asociación de ucranianos de Cantabria. Por medio del valenciano conseguía mandar ayuda a su país. La última vez que hablaron fue el pasado viernes.

A partir de ahí ya no volvió a tener más noticias de Mariano. Confiesa que "estamos todos muy preocupados". Lo consideraba una "una gran persona" que "ayudaba a niños, a huérfanos".