Ricardo García Hernández, alias 'El Pollino', esposado junto a dos policías nacionales

Giro en el caso de la niña de 6 años enterrada viva en una fosa séptica en Sevilla

Un tribunal rectifica la primera sentencia y dicta Prisión Permanente Revisable

Cuando parecía que uno de los crímenes más horribles de los últimos años en España se iba a quedar sin el castigo máximo, finalmente la justicia ha rectificado la sentencia inicial. Y es que finalmente Ricardo G.H., alias el Pollino, y a su padre, Ricardo G.G., alias el Cabo, los principales acusados por el conocido triple crimen de Dos Hermanas, en Sevilla, han sido condenados a prisión permanente revisable.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) modifica la sentencia del pasado mes de setiembre hecha por el juzgado presidido por el magistrado Juan Romeo. En ella se les condenaba a 76 años y medio de cárcel por tres delitos de asesinato, tres delitos de detención ilegal y un delito de tenencia ilícita de armas. En cambio, se ha decidido absolver a la mujer del Pollino, Elisa F.H., que en un principio había sido condenada a la misma pena que su pareja. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Hay que recordar que lo se juzgaba era el asesinato de Lucía, una niña de 6 años, su madre Sandra y la pareja de esta, Yilmaz Giraz, conocido como 'El turco'. Los tres habrían sido tiroteados antes de ser enterrados en una fosa séptica. Lo que hizo más terrible el crimen es que la autopsia acabó demostrando que la pequeña estaba viva en el momento en que fue lanzada a la fosa. 

El auto del TSJA recoge que los dos acusados no podrán acceder al tercer grado penitenciario hasta cumplir al menos 22 años de prisión. Además, la pena no podrá ser revisada hasta que lleven un mínimo de 30 años.

Rectificación de los argumentos del primer tribunal

En la primera sentencia, los jueces habían argumentado que no podía imponer la máxima condena posible en España por la muerte de la niña, basándose en el principio 'non bis in ídem', que impide castigar a una persona dos veces por el mismo hecho. Aseguraba que la edad de la niña ya se había tenido en cuenta para considerar la agravante de alevosía en el asesinato y por lo tanto no era legítimo utilizarlo para imponer una pena mayor.

Pero para el tribunal que ha corregido la sentencia este punto no es aplicable en muertes de menores de 16 años calificadas como asesinato por el ensañamiento y como asesinato agravado por la edad de la víctima. Además, insisten en el hecho que en la alevosía no influye la edad, pues «el plan alevoso abarcaba, al menos potencialmente, a las tres víctimas».

El tribunal si coincide con la anterior sentencia y no prevé una segunda prisión permanente por el asesinato del Turco como pedían las acusaciones. A diferencia de por el asesinato de la menor, no creen que se pueda aplicar otro de los supósitos para la prisión permanente de un asesinato de tres personas simultáneamente, ya que es necesario haber sido condenado antes «por al menos tres muertes más».

Los motivos para absolver a la tercera acusada

El TSJA argumenta sobre la absolución de la mujer del 'Pollino', Elisa F.H., que se ha vulnerado su presunción de inocencia. Explica la sentencia que no es «tanto por la mayor o menor convicción de la Sala sobre su participación», sino porque las pruebas no alcanzan «los estándares mínimos» para que la condena tenga una «base razonable».

La principal prueba contra ella era el testimonio de los autores del secuestro del 'Turco', el monitor de boxeo D.R.H.P. y su amigo José Antonio M.B. Estos la situaban fuera del domicilio de las víctimas y en la casa donde aparecieron los cuerpos, en la barriada de Cerro Blanco.

El texto judicial recoge que declararon «sin obligación de decir verdad» y sin contestar a la defensa de la mujer. También destacan que los empleados que llevaron el hormigón con el que fue rellanada la fosa no la identificaron con seguridad en el juicio.

Consideran que solo está probado que estuviera en la casa «después de los hechos». E insisten que aunque también se encontrará allí en el momento de los asesinatos, «aún quedaría huérfana de prueba» su participación en los crímenes.