Montaje en el que aparece un Guardia Civil en el operativo de búsqueda de Esther López

Una nueva prueba respalda lo que la Guardia Civil cree sobre la muerte de Esther López

El caso de Esther López se esclarece más con el último informe de laboratorio

La desaparición y muerte de Esther López sigue sin resolverse. Hasta el momento Óscar, la última persona que la vio con vida, es el principal sospechoso, aunque no hay ninguna detención. Pero ahora se ha dado un paso más para esclarecer lo sucedido gracias a una nueva prueba.

En concreto, al informe del laboratorio que ha analizado los restos de sangre del cuerpo de la joven. Análisis que ha dejado claro que la vallisoletana no murió en el acto y que fue trasladada hasta la cuneta donde se encontró.

El caso de Esther López da un paso importante

El trágico final para López sigue siendo investigado a fondo para intentar descubrir al responsable o responsables del mismo. En las últimas semanas, públicamente el caso ha estado de actualidad por las declaraciones de Carolo, otro de los amigos de ella. Y también porque se baraja la posibilidad de que una mujer tenga que ver en lo sucedido.

Imagen de Esther López junto a una de las batidas para encontrarla
La sangre en las manos de Esther López ha servido para esclarecer lo que sucedió con ella | EP

Sin embargo, la noticia realmente importante es la que se ha dado en las últimas horas. Como ha dado cuenta en exclusiva Ok Diario, hay un nuevo informe de laboratorio que ha esclarecido más el asunto. Exactamente, el Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, tras analizar las manchas de sangre en la ropa y cuerpo de ella, ha llegado a un resultado significativo.

Ha dictaminado, tal y como los investigadores pensaban, que la víctima no murió inmediatamente. Esto ha quedado de manifiesto al comprobar que Esther tenía sangre propia en las manos, en las que no presentaba ningún daño. De ahí que se ha llegado a la conclusión de que estaba consciente y pudo tocar una de las lesiones que tenía.

Más específicamente se cree que palpó la gran herida que tenía en la frente. Herida que provocó que su blusa quedara también manchada, al igual que su cuello y su abrigo.

De esta manera, se establece que la víctima murió a consecuencias de las lesiones y de las bajas temperaturas que sufrió. Un fallecimiento que quizás podría haberse evitado si hubiera sido atendida

▶️ Detenido un vecino de Cartagena por vender fármacos sin autorización

Otros nuevos resultados del caso de Esther López

El citado informe que ahora se ha dado a conocer ha permitido descubrir además otros resultados relevantes. Así, ha analizado los objetos que había en la cuneta donde fue encontrada. Restos tales como colillas, pañuelos de papel, el precinto de un tapón o incluso un tapacubos.

En los citados elementos no había ningún resto del ADN de la chica. Y esto viene a ratificar la idea que se tenía y es que la vallisoletana no fue atropellada en dicho lugar. Es decir, que una o varias personas la trasladaron hasta allí horas antes de que fuera hallada y optaron por 'montar la escena'.

Esta teoría ya la tenían los investigadores por la disposición en la que estaba el cuerpo e incluso sus objetos personales.

Agentes de la Guardia Civil inspeccionando el lugar donde se halló el cadáver de Esther López
Esther fue trasladada a la cuneta por alguien | Europa Press

En el estudio realizado se ha podido encontrar, además, sangre de Esther en el bolso de ella. Un hecho para el que se barajan dos posibilidades.

La primera es que dicha sangre pudo llegar directamente del cuerpo de la joven. Y la segunda es que la persona que la trasladó se manchó con aquella y, sin querer, la transfirió al citado objeto personal.

Esta duda queda por resolverse al igual que la identidad del individuo o individuos que se encuentran detrás del trágico suceso. Y por ello la Guardia Civil sigue trabajando a fondo, su objetivo es esclarecer definitivamente este caso que tiene destrozada a toda la familia López.

Captura de vídeo de la prima de Esther López, Sara, hablando en la concentración
La familia de Esther necesita que se resuelva el caso cuanto antes | El Norte de Castilla