Primer plano de un cordón policial

Las tres horas de terror vividas en un edificio en España: 'La vi un cuchillo en la mano'

El varón de 37 años se hizo pasar por repartidor e intentó matar a la familia de su ex por venganza

Todo ocurrió en el norte de España, precisamente en Coruña el pasado 19 de abril. Una comunidad de vecinos en vilo y que, pasados los días, continúa con la tragedia en la memoria sin olvidar ni un ápice de esta misma, de las tres horas más duras y con más tensión de sus vidas.

Lo cierto es que cuando dicen que la realidad supera la ficción, en muchos casos es verdad, y si no que se lo cuenten a estos vecinos.

En esta historia existen varios protagonistas, en primer lugar, el autor de los hechos, un varón que intentó vengarse de su mujer por dejarle intentando matar instantáneamente a su familia. Lo cierto es que fortuitamente no se salió con la suya y no lo consiguió, eso sí, gracias a la ayuda de varios de los vecinos que estaban presentes y algunos héroes sin identificar.

En el trascurso de los hechos, el vecino mediador, tras conversaciones con el maltratador, le convenció para que se entregara cuando intentaba suicidarse al ver truncados sus planes.

Ni una ni dos, sino tres horas fueron las que tardaron en convencerle. Finalmente, los agentes policiales pudieron detenerle y ponerle a disposición judicial. El mismo, salió detenido tapado por una sábana mientras los vecinos agradecían que, pese a la crueldad de la situación, no se habían originado víctimas mortales, aunque sí heridos.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Aquel 19 de abril por la mañana, a las 9:40 horas, se registró una llamada al 091 en la que se informaba de que se había producido un apuñalamiento a distintos vecinos con al menos con tres víctimas.

Relato de los hechos

Los hechos ocurrieron en uno de los edificios de la Ronda de Nelle de la ciudad y una vez que las autoridades se personaron en el mismo, fueron los vecinos los que alertaron de que el autor había accedido al edificio haciéndose pasar por un repartidor para entregar un paquete.

Con esa excusa se introdujo en la vivienda y allí comenzaron los forcejeos tanto con la ex pareja de este como con su actual novio que presenció los hechos ya que también se situaba en el interior del domicilio.

La mujer recibió una puñalada en su costado izquierdo, mientras que su pareja sufrió un corte en la mano, y posteriormente otra más por la espalda, que le causó cortes a la altura del hombro.

Durante el forcejeo, las víctimas le retiraron la capucha que le ocultaba el rostro, y se dieron cuenta de que era la expareja de su sobrina, mientras le situaba el arma a ella en el cuello le diciéndoles que les tenía que matar, porque le habían descubierto.

Los gritos eran claros y constantes y uno de los vecinos, alertado, salió en su ayuda, resultando también herido con el cuchillo en una pierna.

Lo cierto es que entre los tres lograron sacar al autor de la vivienda, y el autor pudo escapar y subir al último piso del edificio, desde donde amenazaba con tirarse.

Los propios policías, que lo avistaron desde el exterior del edificio, trataban de calmarle, aunque con poco éxito, por lo que, en ese momento, se activó el protocolo policial de incidentes críticos, y se personó el negociador policial y al Grupo de Operaciones Especiales de Seguridad (GOES) de la Jefatura Superior de Policía de Galicia.

Un proceso de negociación que duró varias horas, y que finalmente el autor pudo ser reducido y detenido por miembros del GOES, y las tres víctimas fueron atendidas y trasladadas a un centro hospitalario.

Ya puesto bajo disposición judicial, se decretó su ingreso en prisión y se le imputan los delitos de tentativa de homicidio, allanamiento de morada y lesiones.