Stella del Carmen y Antonio Banderas en una gala

La hija de Antonio Banderas tiene nuevo trabajo y cómo ha cambiado

Ya no es la niña que conocíamos

El actor malagueño Antonio Banderas, que tiene coronavirus, está viviendo hoy un día muy especial. Y es que seguro que está muy orgulloso de su hija, Stella del Carmen, que tiene 23 años. ¿El motivo? Que esta joven es la portada de la edición española de una de las revistas más significativas dentro del sector femenino. Nos estamos refiriendo a 'Glamour'.

De esta manera, ella intenta darse a conocer en profundidad, dejando de lado el ser hija del citado actor y de la también intérprete Melanie Griffith.

Stella se sincera

Con esta publicación, Stella del Carmen ha dado un paso a nivel laboral pues ejerce de modelo. Se abre, por tanto, una nueva vía profesional al tiempo que viene a demostrar que ya no es la niña que conocíamos. Ahora es toda una mujer que encandila con su belleza, heredada de sus padres y también de su abuela materna (Tippi Hedren).

Y no solo se ha presentado como una fémina atractiva sino inteligente, con iniciativa y con espíritu emprendedor. Así, en esta publicación ha expuesto que «He estudiado Escritura Creativa porque siempre me ha encantado la literatura. Escribir es algo que quiero hacer». Y en este caso ya ha dado sus primeros pasos pues se ha estrenado como columnista en la edición española de 'Vanity Fair'.

De la misma manera, la hija de Antonio Banderas, que por ahora descarta dedicarse a la interpretación, ha expuesto otros proyectos profesionales. Así, ha desvelado que está al frente de un proyecto vía Instagram donde da claves para mejorar la salud mental y física. Eso sin pasar por alto que, además de titularse en yoga, se encuentra trabajando en la construcción de una web. Esta, que llevará por título 'Lightboun', será el espacio donde escriba artículos sobre meditación o medio ambiente.

Además de todo esto, Stella ha hablado de su vida privada en cierta medida. En concreto, ha reconocido que quiere conocer más en profundidad Málaga, la tierra natal de su padre y donde ella también nació. Así, ha desvelado que «Málaga es todavía un misterio para mí. Tengo que pasar más tiempo en España. Es una cosa que quiero hacer en algún momento». Y eso es algo con lo que Antonio estará encantado, pues es un apasionado de su ciudad y de su país. Será el perfecto cicerone que necesita su hija, que ya es toda una mujer.