Sofia Suescun

Sofía Suescun va asumiendo la muerte para la que no está preparada

Sofía Suescun está pasándolo muy mal

Sofía Suescun trata de asumir que tarde o temprano tendrá que despedirse de uno de sus mejores compañeros de vida. Se trata de Yako, uno de los perros que convive con ella.

"No quiero alarmarme, pero también quiero ser realista", escribía abatida en sus redes sociales. Era consciente de que el animal va cumpliendo años y que los achaques son algo normal a cierta edad. Al comentario le acompañó un vídeo de la mascota caminando con cierta dificultad.

Es de sobra conocido que Sofía se mudó a su nueva vivienda hace apenas un mes. Siempre se ha declarado una gran apasionada de los animales de compañía. Así lo demuestra el hecho de que tenga cinco perros y tres gatos.

Trata de pasar el mayor tiempo posible con ellos e incluso alguno la acompaña a la hora de practicar ejercicio. El roce hace el cariño, y más cuando se trata de mascotas tan cercanas. De ahí que ahora tenga tanta preocupación por su salud.

Montaje de fotos del storie de Sofía Suescun hablando sobre la vejez de su perro y un teléfono móvil
Sofía Suescun compartió una imagen de su perro con problemas de movilidad. | La Noticia Digital

La exconcursante de realities relataba que era "perfectamente consciente de que tiene casi 13 años y puede ser lo peor". Tenía claro que de seguir así debería tomar algún tipo de medida: "Si mañana empeora, al veterinario directo". También agregó alguna respuesta a su story de una fan que tuvo que sacrificar a su animal. 

Pero no es la primera vez que la joven tiene que pasar por una situación de este tipo. El pasado mes de mayo comunicó que una de sus perritas sufría un cáncer terminal que acabó de la peor manera. Ahora esperemos que lo de Yako sea solo un pequeño achaque y se reponga lo más pronto posible.

El estado de salud de sus mascotas no es lo único que le preocupa a Sofía Suescun. En los últimos días han denunciado también ciertas irregularidades en uno de sus negocios, como destapó el pasado fin de semana Socialité. Así lo explicó una clienta en el programa de Telecinco, que muy enfadada, desveló el mal funcionamiento de su tienda online.

Contó que se siente estafada por la navarra. Había comprado un artículo en el negocio que abrió junto con Kiko Jiménez, pero el producto adquirido nunca lo recibió. "He intentado comprar un pantalón y nunca me ha llegado", señaló.

Reconocía que se sentía "engañada" después de que se "hayan quedado con mi dinero por toda la cara". La citada prenda le había costado 43 euros con 98 céntimos. La afectada trató de ponerse en contacto con ellos a través de distintos canales, pero sin recibir ninguna respuesta.

Ahora demanda una solución, pero al parecer no se trataría de la única clienta que ha tenido problemas con la hija de Maite Galdeano.

Sofía Suescun le saca partido a su carrera como influencer

Las quejas hacia Sofía Suescun por la mala gestión de su tienda se repiten con demasiada frecuencia. "No respondéis ni al teléfono, ni al chat ni al correo electrónico", escribía una usuaria. Otra aseguraba que "no me llega el mail de confirmación, ni me ha llegado ni me dan respuesta".

Alguna se preguntaba "cómo pueden dormir tranquilos" con lo mal que trabajan. Lo que es evidente, es que la pamplonesa le está sacando mucho rendimiento a su papel como influencer y a su pasado televisivo. Es habitual en este tipo de personajes que cuando reúnen un importante número de seguidores abran sus propios negocios.

Sofía Suescun con el semblante serio en un plató de televisión
Sofía lleva unos meses apartada de la televisión. | GTRES

Por lo general, en la mayoría de los casos, el feedback entre el cliente y vendedor es bueno. Pero no siempre la experiencia de compra es del todo satisfactoria, como se ha podido comprobar en este caso.

Sofía Suescun trata de sacarle partido a esta faceta después de que Mediaset prescindiera de sus servicios. De un día para otro decidieron no contar más con ella en sus programas.

EL VÍDEO DEL DÍA

▶️ Daniel Guzmán revive su duro paso por Aquí no hay quien viva