Rocío Flores  asomada a un balcón con cara de preocupación

Rocío Flores regresa sola de Ibiza y explica cómo están las cosas con su novio Manuel

Rocío Flores le dice adiós al hotel de lujo donde se hospedó en Ibiza y pone los pies en la tierra de nuevo; su novio Manuel Bedmar le espera

Rocío Flores ha vuelto a casa después de atender sus compromisos profesionales en Ibiza. El huracán mediático que ha desatado el conflicto familiar ha elevado a la joven en su carrera profesional. 

La hermana de David Flores cuenta con 785 mil seguidores en Instagram. Una cifra muy codiciosa para las marcas que desean hacer publicidad en esta plataforma sirviéndose de personajes queridos por el público. 

Bien. Después de un viaje corto a la isla pitiusa y su primer pinito como influencer de prestigio, Rocío Flores ha regresado a la realidad. En su casa de Málaga le esperaba su novio, Manuel Bedmar

Ambos han disfrutado del plan que más les apetece: estar juntos. Los usuarios de las redes sociales han sido testigos del júbilo de amor que les une. 

Rocío ha mostrado su lado más tierno y, a la vez pasional, con su chico. La influencer ha lanzado un video en el que con un toque sensual, besa a su novio en la oreja y en el cuello. 

Manuel Bedmar no es amigo de las cámaras ni de la crónica social. El novio de Ro siempre se ha mantenido al margen de la presa hasta la fecha. Pero pierde la timidez cuando se trata de demostrar lo que siente por su pareja en las plataformas sociales.

Los tortolitos mantienen una relación desde hace aproximadamente cinco años y conviven desde hace uno. Manuel Bedmar se ha convertido en el mayor apoyo de Rocío Flores, principalmente desde que la tregua familiar se rompió. 

Su relación va viento en popa. De hecho, Rocío Flores ya adelantó que tienen planes de boda juntos, aunque por ahora no han pensado en una fecha. 

Además, la hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores confesó que quería convertirse en madre pronto. "Me encantaría tener un bebé", reveló a sus compañeros durante su concurso de Supervivientes. 

Rocío Flores escapa sin su novio, pero le sienta bien

La máxima defensora de Olga Moreno ha hecho las maletas en plena batalla campal. Con la resaca del documental de su madre, Rocío Carrasco; la actual mujer de su padre también ha hablado. La influencer no ha podido evitar salir salpicada de este asunto que también le atañe. 

Rocío Flores aprovechó la tormenta para iniciar una jornada de desconexión, mientras crece como profesional. Su trabajo como influencer en Ibiza la ha mantenido con la cabeza ocupada. Después de atender a sus compromisos con una firma de moda de la isla, ha dejado tiempo para el ocio. 

Además, allí se ha encontrado con otros influencers con los que ha podido compartir, aprender y por qué no, entablar nuevas amistades. 

A pesar de que su novio no ha estado allí, la joven no se ha aburrido. "Se avecina algo muy muy guay", escribió camino de su nueva aventura, ya aposentada en el avión. 

Sin embargo, todo lo bueno se acaba, aunque a veces algo bonito aguarda. Por un lado, se ha despedido del hotel de lujo donde se ha hospedado mientras trabajaba. 

Pero por otro, ha regresado a su propia casa donde le esperaba con los brazos abiertos su novio, Manuel Bedmar. "Necesitaba volver a la vida normal, tener paz y desconectar un poco… He aprendido mucho estos 4 meses. Ha sido muy, muy duro, pero a la vez he conocido gente maravillosa que me ha ayudado mucho", confesó Rocío Flores.

Además, Ro se ha mostrado agradecida por los gestos que el equipo de profesionales con los que trabajó en Ibiza ha tenido hacia ella. "Solo quería daros las gracias porque a pesar de todo lo malo también he recibido mucho apoyo y muchas muestras de cariño. Y os estaré siempre agradecida", aseveró.