Rocío Flores durante una de las pruebas de 'Supervivientes'

Urgente: Preocupa el estado de Rocío Flores: Todo lo que se sabe

La concursante comienza a sentirse agobiada a pocos días de la final

Después de tres meses, 'Supervivientes' está llegando a su final y los concursantes comienzan a notar la tensión y las fuerzas comienzan a escasear. Rocío Flores se despertaba con los ánimos por los suelos y se venía abajo como nunca lo había hecho llegando a preocupar a Barranco que no ha tardado en tratar de animar a su amiga.

«Me he levantado súper pronto solo pensando en ir a pescar para hacer algo diferente» comenzaba diciendo la hija de Antonio David Flores y Rocío Carrasco. «Ya no es lo mismo que al principio, está todo demasiado cuesta arriba. Yo sabía que esto iba a ser muy duro, pero es lo siguiente. Hoy hacemos tres meses en la isla y eso no nos lo quita nadie. Esto es más que duro, es durísimo» opinaba Barranco.

En ese momento Rocío no pudo contener las lágrimas y se vino abajo: «Yo me quiero ir de aquí ya, hombre, pero ya, ya, ya… estoy amargada, estoy harta ya, te lo juro» confesaba sin disimular su emoción.

Rocío Flores y Albert Barranco en 'Supervivientes'
Rocío Flores le confiesa a Barranco su deseo de abandonar | Telecinco

Parece ser que los pocos días que les quedan para estar en Honduras se les están haciendo cuesta arriba y ni siquiera el pensar que dentro de poco regresaran a España les supone un consuelo para aguantar un poco más.

El cansancio, la monotonía, la convivencia y el hambre pasan factura al ánimo de los concursantes que no pueden esperar el momento de regresar a sus vidas. Rocío se ha mostrado fuerte y optimista durante el concurso pero los nervios por la final empiezan a hacerle mella en su ánimo.

Además, en 'el puente de las emociones', volvió a tocar el tema de su madre con sus reflexiones más duras y dolorosas, algo que  le afectó de forma negativa quedando muy afectada tras la prueba y que supuso una piedra más en su camino hacia la final.