Primer plano de la Reina Sofía en un acto público

La reina Sofía, rota en el funeral que ha tenido que ir sola

La reina Sofía está más que acostumbrada a vivir sola y acudir a los sitios sin compañía de su familia

La reina Sofía está desolada tras acudir al funeral de una amiga íntima sola

Desde que los reyes Juan Carlos y Sofía se convirtieron en eméritos la relación entre ambos pudo fin. Este fue el detonante que confirmó los rumores que afirmaban que la pareja no tenía ningún tipo de relación. 

Esta nueva condición y todos los escándalos del rey emérito han hecho que cada uno rehaga su vida en puntos diferentes. Solo se reúnen en ocasiones especiales donde intentan aparentar y ofrecer una imagen de unión entre los dos. 

Hemos sido testigos de escenas en las que se les aprecia solos y las especulaciones sobre una ruptura definitiva están más vivas que nunca. 

Estos días se ha producido una nueva situación en la que se ha apreciado a la reina emérita sola y destrozada por una pérdida. 

La reina Sofía sola en el funeral de una amiga

El pasado 28 de agosto se celebró en la catedral de Vaduz el funeral de Estado en Honor a la princesa Marie de Liechtenstein. La aristócrata falleció días antes a causa de un infarto cerebral a los 81 años de edad. 

Debido a la situación sanitaria actual y las medidas para evitar la expansión del virus, el acto en cuestión fue íntimo. Sin embargo, entre los invitados destacaban los principales representantes de todas las casas reales europeas. 

Entre los asistentes destacó la reina Sofía, como representante de la Familia Real española, quien estaba muy unida a la fallecida. Lo llamativo de la escena fue que asistió sola a la ceremonia sin ningún otro acompañante real. 

El acto fue emitido por la cadena pública del país y la familia de la difunta solicitó que solo se sacara en plano lo que ocurriese en el altar. Con ello se quería evitar que los invitados se convirtieran en protagonistas y les colocase en el foco de las críticas. 

La cadena cumplió con esta demanda y evitó grabar a los invitados. Aun así, en algunos momentos la cámara se desvió y enfocó a los bancos destacando la presencia de la reina Sofía  y de Carolina de Mónaco. 

El rostro triste y serio fue común en todos los asistentes. Llamó especialmente la atención la emérita de España debido a expresión melancólica y especialmente triste. Se encontraba sentada al lado de los hijos de la fallecida y con los cuales tuvo algunos momentos de complicidad. 

Esta actitud puso en relieve la buena relación que mantiene con la familia del país y la cercanía que ambas casas siempre han tenido. De hecho, esta buena relación viene desde hace mucho tiempo. 

Sofía y la princesa Marie son amigas desde hace muchos años. De hecho, siempre han estado invitados a cada uno de los actos oficiales o celebraciones que realizaban. Tanto es así que asistieron a la boda de la infanta Cristina. 

También el rey Felipe y la princesa Tatiana mantienen una buena amistad desde hace años, ya que ambos se conocieron cuando ella estudió en Madrid. De hecho, fueron muchos los rumores que apuntaban a un posible romance que nunca tuvo lugar. 

Ambas familias se mostraban muy favorables a que ambos se convirtieran en los futuros reyes de España, ya que ella reunía todas las condiciones que buscaban para una futura reina. 

Aun así, la amistad entre las dos siempre fue muy fuerte y cada vez que podían se realizaban una visita para ponerse al día. Esta pérdida ha dejado desolada a la reina y no ha recibido el apoyo de ningún familiar.

Esto pone en relieve la independencia de los miembros de la casa real y el distanciamiento que existe entre todos. También puede deberse a otros factores, pero la realidad es que tuvo que atravesar este duro golpe sola y con el único apoyo de los familiares de la difunta princesa.