ÚLTIMA HORA

Pedro Sánchez abandona rueda de prensa por amenza militar
Harry y Meghan

El príncipe Harry habla por fin con su familia, y acaba de la peor manera posible

'La brecha es insalvable'

La entrevista que concedieron el príncipe Harry y Meghan Markle hace ya unas semanas a Oprah Wenfrey, sigue dando que hablar, y es que ahora todo el mundo está pendiente de esa ansiada respuesta por parte de los Windsor.

Aunque, puede que no sea la esperada por la pareja, ya que en vez de acercar posturas, puede que las durísimas declaraciones que realizaron, solo sirva para aumentar la brecha ya existente. Sobre todo, entre Harry y su hermano  Guillermo, quienes antes eran como uña y carne.

Según se ha podido saber hasta el momento, la primera reacción a la entrevista llegaba de parte de la propia reina Isabel II, hacía la cual Harry y Meghan solo tuvieron buenas palabras. De hecho, el duque de Sussex aseguraba que su abuela sería la única con la que habría mantenido el contacto tras marcharse de Inglaterra.

Las temidas reacciones de la familia real británica

Así, su majestad emitía un comunicado en el que lamentaba la situación tan difícil por la que se habían visto obligados a pasar su nieto y su esposa. 

«Toda la familia está entristecida al conocer el alcance total de cuán desafiantes han sido los últimos años para Megan y Harry. Las cuestiones planteadas, sobre todo la racial, son preocupantes. Si bien algunos recuerdos pueden variar, se toman muy enserio y la familia se ocupará de ellos», podía leerse.

Pero, la reina Isabel no fue la única que ha reaccionado, sino que también lo habrían hecho  Guillermo  y su padre, quienes estarían muy decepcionados con lo que acaba de hacer Harry. Tras salir a la luz la entrevista, el duque de Cambridge no dudaba en pronunciarse de forma tajante, alegando que «no somos una familia racista», aunque todavía no se había producido una conversación con su hermano.

La brutal respuesta que han obtenido Harry y Meghan tras la entrevista

Y, parece que con los ánimos un poco más calmados, el príncipe Harry por fin se habría puesto en contacto con su familia, aunque parece que de momento no hay solución posible. Con su entrevista, les guste o no, los duques de Sussex han marcado un antes y un después.

Gayle King, amiga de la pareja, ha desvelado los detalles acerca de esta ansiada conversación entre Harry y su familia. «Me confirman que, efectivamente, Harry ya ha hablado con su hermano Guillermo y también con su padre Carlos de Inglaterra». 

«Por lo que me han descrito, no han sido unas conversaciones muy productivas. Pero, ambos están contentos de que al menos han retomado el contacto».

Es decir, que no se habría llegado a un acuerdo entre ambas partes, ya que todavía seguirían muy molestos con lo ocurrido. «Lo que sí les está molestando mucho es que el palacio sigue diciendo que quieren resolverlo todo en privado pero, sin embargo, permitan que se sigan publicando todas esas historias falsas totalmente despectivas hacia Meghan».

Continuan los desprecios hacia Meghan

La pareja está viendo que no hay ningún cambio de actitud por parte de la Institución, y ese fue precisamente el motivo por el que se marcharon, ya que Meghan no aguantaba más el acoso al que se veía sometida por la prensa, mientras la Casa Real no movía ni un dedo por protegerlos a ella o a su hijo Archie.  

Así, parece que nuevamente la esposa del príncipe Harry habría recibido otro desprecio por parte de su familia política. 

«Nadie de la Familia Real ha hablado todavía con Meghan. Y creo que es muy frustrante para ellos ver que el debate se ha centrado sobre el racismo dentro de la Familia Real, cuando lo único que querían desde un principio es que la realeza interviniera y le dijera a la prensa que se detuviera con las historias falsas, injustas e inexactas, que definitivamente tienen un sesgo social».

De hecho, parece que lo único que busca la pareja es eso, que alguien reconozca los fallos que cometieron. «Hasta que reconozcan eso, que no hicieron nada para evitar que se publicaran esas noticias, va a ser muy difícil seguir adelante».

Vamos, que la cosa está muy lejos de arreglarse, aunque Harry y Meghan mantienen la esperanza, ya que, al fin y al cabo, «no dejan de ser su familia».