Sara Carbonero y Kiki Morente en un montaje fotográfico

La primera muestra de amor de Kiki Morente a Sara Carbonero tras conocerse su relación

Sara Carbonero vuelve a estar ilusionada tras su ruptura con Iker Casillas

Sara Carbonero  vuelve a estar enamorada. Tras lo mal que lo ha pasado con su enfermedad y el divorcio de  Iker Casillas, parece que la periodista ha recuperado la felicidad.

Mientras Casillas ha tenido que afrontar numerosas acusaciones de infidelidad, su ya exmujer ha soportado con entereza el acoso mediático. Sin embargo, ambos parecen haber terminado en muy buenos términos, ya que no dudan pasar tiempo juntos en compañía de sus hijos.

El paso del tiempo parece haber curado las heridas de Carbonero, quien según ha anunciado en exclusiva la revista Semana, ha recuperado la ilusión al lado de José Enrique Morente.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

El cantaor es hermano de nada más y nada menos que de Estrella Morente. Según cuenta la revista, la pareja se conoció a través de una amiga en común. Tras dos meses saliendo, estarían encantados y se habrían integrado a la perfección uno en la vida del otro.

De hecho, los tortolitos incluso han querido confirmar la noticia en redes sociales, donde se han dedicado las primeras muestras de amor públicas.  Kiki Morente ha dejado su primer like en una de las publicaciones de la periodista, lo que confirmaría las especulaciones.

Concretamente, en una en la que Sara anuncia su reciente viaje a Oporto. Y, al contrario, el primer 'me gusta' de la ex de Casillas se remonta al mes de mayo. 

Justo hace unos días, la pareja coincidía en un evento en Madrid, el cual precisamente ha sido el escenario de su historia de amor.

Hace justo un mes que Sara Carbonero se instalaba en Madrid tras pasar cinco años junto a Iker y sus hijos en Oporto. Poco después, y de manera inesperada, llegaba el comunicado que confirmaba su ruptura.

La dolorosa ruptura de Iker Casillas y Sara Carbonero

"Tanto Iker como yo, nos sentimos enormemente orgullosos de la familia que somos y de haber podido compartir un amor que nos ha llenado de felicidad", anunciaban en sus respectivas redes sociales. 

Tras numerosos rumores que aseguraban que su relación no pasaba por el mejor momento, se terminaba confirmando la triste noticia.

"Hoy, nuestro amor de pareja toma caminos distintos, pero continuaremos juntos en la maravillosa tarea de seguir siendo padres dedicados, como hasta ahora lo hemos hecho". Los pequeños Martín y Lucas se han convertido en el mayor motivo de alegría para la pareja. 

Sobre todo, después de que el 2019 se convirtiese en el peor año de sus vidas. Después de que Iker sufriese un infarto, a Sara le diagnosticaban un cáncer de ovarios.

Por suerte, la periodista enfrentaba su enfermedad con gran valentía y actualmente se muestra de lo más recuperada.

"Es una decisión muy meditada y que tomamos de mutuo acuerdo", proseguía el comunicado. "El respeto, el afecto y la amistad permanecerán siempre". 

Queda claro que su principal prioridad, aparte de rehacer sus vidas, es y ha sido siempre el bienestar de sus pequeños. 

"Compartir el bienestar y la educación de nuestros hijos y protegerlos para que crezcan en un entorno estable y saludable". 

Así, pedían que se respetase su intimidad en un momento tan complicado. Y advertían que "estas serán las únicas palabras públicas que realizaremos en el presente y en el futuro. Muchas gracias por vuestra comprensión".

Tras anunciar la ruptura, Sara no ha tardado en empezar una nueva etapa en su vida y pasar página. Ahora está completamente centrada en su trabajo como locutora en Radio Marca, donde disfruta entrevistando a numerosos rostros conocidos.

Y en su rato libre aprovecha para apoyarse en su numeroso grupo de amigas, y concretamente en Isabel Jiménez, su alma gemela. Ella ha sido su mayor apoyo, su comadre, además de su socia en la marca 'Slow Love'

Lo cierto es que estos últimos meses a Carbonero se le ha visto más sonriente y feliz que nunca.