Julian Muñoz, en una imagen de archivo

Preocupación por la salud de Julián Muñoz: los médicos solo ven una salida

El exalcalde de Marbella ha estado ingresado 8 días y tendrá que pasar por quirófano para solucionar sus problemas médicos

El estado de salud de Julián Muñoz vuelve a preocupar a su entorno más cercano, según ha informado el periodista Kike Calleja en 'EsDiario'. Al parecer, el exalcalde de Marbella lleva ocho días ingresado en un hospital por una colecistitis aguda, una inflamación de la vesícula biliar que suele ocurrir por la presencia de cálculos biliares.

Julián Muñoz tenía dolores en el abdomen y decidió acudir a su médico de cabecera. Por la noche, al empeorar esos dolores, decidió ir al servicio de Urgencias del Hospital Costa del Sol de Marbella, y los médicos que le atendieron decidieron ingresarlo para bajarle la inflamación. 

Desde entonces, la expareja de Isabel Pantoja estuvo ocho días ingresado hasta que el pasado sábado, 3 de abril, recibió el alta, aunque sus problemas de salud no han acabado. Tal como informa Calleja, Muñoz tendrá que pasar por el quirófano para acabar de solucionar sus problemas con la vesícula. 

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Estos problemas de salud se suman a los que arrastra desde su etapa en prisión, donde sufrió varios problemas y enfermedades por los que incluso fue liberado en régimen domiciliario para cumplir el resto de su condena en su casa

Además, el exalcalde de Marbella suma una degeneración macular en su ojo izquierdo, lo que ha hecho que pierda parte de la visión de ese ojo para siempre, porque aunque está en tratamiento, no va a volver a recuperar al 100% su visión. 

'EsDiario' se ha puesto en contacto con Julián Muñoz para averiguar cuál es su estado real de salud, a lo que el ex de Isabel Pantoja ha respondido que «está regular» y que «ahora tiene que estar en reposo hasta que puedan operarle una vez haya bajado la inflamación». Muñoz explica que tiene una revisión de sus problemas de vesícula en diez días y entonces los médicos decidirán si pueden operar o si hay que esperar más o darle otro tratamiento. 

«Me siento muy débil y tomo mucha medicación para mis problemas coronarios, circulatorios y de azúcar. Estoy preocupado, la verdad. Hay que tener fuerza, ánimos y ganas de vivir, sobre todo vivir tranquilo», ha añadido Muñoz. 

Por suerte, el expolítico no está solo en su lucha contra todos estos problemas de salud. Junto a él están sus dos hijas, Elia y Eloísa, que le acompañan en todo momento. También su exmujer, Mayte Zaldívar, está «pendiente» y «le llama todos los días», según él mismo ha explicado al citado medio. De hecho, Muñoz agradece a su exmujer que esté con él en estos momentos a pesar de los «errores» que él ha cometido en el pasado.

Julián Muñoz cumple condena desde casa

Como decíamos antes, Julián Muñoz sigue cumpliendo su pena de cárcel desde su casa, ya que sus problemas de salud le impiden estar en la cárcel con las garantías suficientes. En el pasado, el exalcalde fue motivo de polémico porque aprovechó esta situación para salir de casa y divertirse, algo que quedó demostrado tras ser cazado 'in fraganti' en una fiesta bailando y bebiendo.

Ante esta situación, en la que Muñoz se saltaba claramente su régimen domiciliario, ahora se ve obligado a llevar una pulsera telemática anclada a su tobillo, de manera que las autoridades pueden saber en todo momento si está en su casa, el único sitio en el que puede estar fuera de la cárcel, salvo cuando realiza sus visitas al médico o por alguna otra causa justificada y comunicada a la Justicia. 

A pesar de sus problemas de salud, Julián Muñoz no es ajeno al tema del momento, el documental de Rocío Carrasco, y a los rumores que han surgido últimamente sobre la posibilidad de que Isabel Pantoja, que tiene un contrato millonario con Telecinco, haga lo mismo y cuente su experiencia en un formato similar.

Preguntado sobre esos rumores, Muñoz ha explicado que «no entra en esas historias» y vuelve a reconocer que él tuvo errores en el pasado, por los que ya ha perdido perdón y por lo que está cumpliendo una pena de cárcel. «Que a todo el mundo le vaya bien y que cada palo aguante su vela. No quiero decir nada malo de nadie porque quiero estar tranquilo con mis hijas y con las personas que me quieren», ha añadido.