Primer plano del exboxeador Poli Díaz

La caída a los infiernos de Poli Díaz: la cárcel lo espera

Poli Díaz es condenado por un delito de maltrato habitual a su pareja

Poli Díaz volverá a pisar la cárcel. El Juzgado de violencia sobre la mujer de Las Palmas de Gran Canaria condenó al exboxeador a dos años de prisión. Se le acusa de un delito de maltrato a su pareja, además de lesiones en el ámbito familiar.

El Potro de Vallecas, como era conocido durante su etapa deportiva, admitió los hechos y mostró su conformidad con la pena. Reconoció que había sometido a la que fuera su pareja a intimidaciones, castigos físicos, además de ejercer sobre ella un control.

Al parecer, Poli Díaz le impedía que se maquillara, además de escoger la ropa que debía ponerse. Tampoco le facilitaba que pudiera trabajar fuera de casa y le dedicaba expresiones como "hija de puta, no vales como mujer o guarra". 

▶️ Cedric, el joven de 28 años que ha fallecido en España: pudo avisar antes

El expúgil fue detenido en la madrugada del pasado 23 de junio, aunque estos hechos se llevaban repitiendo desde 2018. El pasado verano le propinó varios puñetazos a su compañera sentimental, bofetones, tirones de cabello y la sujetó con fuerza por el cuello. Esto último le provocó una serie de secuelas que tardaron una semana en curar.

Según recoge el auto, le dijo que "no te mato porque te quiero". Los episodios violentos en el domicilio familiar eran constantes.

Poli Díaz hace tiempo que tiene problemas con la justicia

La sentencia incluye una pena de 24 meses de prisión, de estos, 16 son por un delito de maltrato habitual y 8 por un delito de lesiones en el ámbito familiar. Además, se le priva de tenencia de armas y se impone una orden de alejamiento de 500 metros respecto a la víctima.

Poli Díaz
Poli Díaz, durante su etapa como boxeador. | Europa Press

El exboxeador deberá indemnizar a la víctima con 3210 euros por daño moral, así como por las lesiones provocadas.

Pero Poli Díaz parece empeñado en meterse en líos. Además de este problema, también se le investiga por amenazas a la jueza de Violencia Machista de Las Palmas. Tras ordenar su ingreso en la cárcel recibió una información anónima en donde le especificaban los planes del vallecano.

Al parecer, le hicieron llegar a la magistrada una carta en donde se le informaba que el detenido aseguraba que acabaría con su vida. En dicho documento, escrito por un hombre que se presentaba como amigo de él, desvelan sus intenciones.

Quería "matarla", tanto a ella como a su expareja y a otros familiares, una vez que recuperase la libertad. Así se lo había trasladado a su amigo en varias llamadas telefónicas que hizo desde la cárcel del Salto del Negro.

Para llevar a cabo sus planes pudo solicitar la colaboración de otro preso que se encuentra en libertad provisional. Este también había amenazado a la magistrada con anterioridad y sobre él pesa una orden de alejamiento de como mínimo 100 kilómetros.

Poli Díaz lo tenía todo para triunfar en el mundo del deporte

Poli Díaz tenía mucho talento y cualidades para triunfar en el mundo del boxeo. De hecho se proclamó campeón de Europa en ocho ocasiones. Sin embargo, su carrera deportiva se vio truncada después de comenzar un camino errático.

Empezó el coqueteo con las drogas y las malas amistades que le llevaron a perder todo lo que había ganado. Más adelante se adentró en el mundo del cine porno como actor y acabó siendo noticia por sus múltiples delitos. Protagonizó unas cuantas reyertas, peleas e incluso fue apuñalado en 2012.

En todo este tiempo trató de desengancharse de las drogas en alguna ocasión, pero sin demasiado éxito. Siempre acabó volviendo. También trató de rehacer su vida, pero tampoco lo consiguió.

Poli Díaz ya había tenido problemas con la justicia en 2003. Aquel año fue condenado por agredir a un supuesto ladrón al que dijo que había sorprendido robando a un hombre. En 2014 pasó por los juzgados tras atacar a unos agentes de policía.