Montaje de fotos de primer plano de Anabel Pantoja llorando y su padre, Bernardo Pantoja

Polémica por la foto de Bernardo Pantoja en camilla en plena calle: Anabel estalla

Bernardo Pantoja ya ha recibido el alta hospitalaria

Bernardo Pantoja recibió el pasado jueves 10 de marzo el alta tras pasar varias semanas ingresado en el Hospital Universitario Virgen del Rocío. Algo más recuperado de la recaída que le llevó a ser hospitalizado, el padre de Anabel por fin regresaba a su domicilio.

Quedan para el recuerdo los duros y angustiosos momentos que Bernardo pasó en el centro hospitalario y que llevaron a su familia a estar muy preocupada. Todos se volcaron en él, especialmente su hija, que no se ha separado de su lado. De hecho, la influencer no ha dudado en estallar ante la presencia de la prensa en su regreso a casa.

Bernardo Pantoja recibe al alta hospitalaria

Han sido semanas muy complicadas para Bernardo Pantoja. Desde hace tiempo arrastra problemas de salud que le llevaron directamente al hospital el pasado 15 de febrero. Su situación era alarmante y la "preocupación extrema", y su hija confirmó que toda su familia estaba "muy preocupada".

Anabel no se separó de él ni un solo momento y ha sido el principal apoyo para el hermano de Isabel Pantoja. También el nexo de unión para que la familia recibiera noticias sobre su evolución.

Foto de Bernardo Pantoja saliendo de la ambulancia en una camilla
Bernardo Pantoja llega a su domicilio en camilla | Europa Press

Pero el pasado jueves, Bernardo por fin recibía el alta hospitalaria y regresaba a su casa, donde terminará de recuperarse. Junto a él se encontraba la colaboradora de Sálvame que estalló en cólera ante la presencia de fotógrafos en la casa de su padre.

Se trataba de un momento delicado para su padre quien todavía se encuentra muy débil y al que llevaron en camilla. Era al filo del mediodía cuando una ambulancia hizo acto de presencia portando en su interior a Bernardo.

Foto de Bernardo Pantoja entrando en su casa en una camilla después de recibir el alta hospitalaria
Bernardo Pantoja regresa a casa junto a Junco | Europa Press

Dos sanitarios procedieron a bajar la camilla ante la atenta mirada de Junco e introdujeron al hermano de la tonadillera en el edificio. Minutos más tarde llegó Anabel muy molesta por la presencia de la prensa.

La influencer llegó hablando por el móvil y evitó pronunciarse sobre el estado de salud. No obstante, no pudo ocultar su enfado por el poco respeto que tuvieron por fotografiar a su padre en esas condiciones.

▶️ El cumpleaños más amargo del pequeño hijo de Isa Pantoja, Albertito

Bernardo Pantoja ya se recupera en casa

Por fin Anabel puede respirar tranquila al saber que su padre ya se encuentra cómodamente instalado en su casa. La colaboradora ha estado yendo y viniendo de Madrid a Sevilla para vigilar de cerca la evolución de Bernardo.

No obstante, han sido días de mucho estrés que han terminado por pasarle factura. Visiblemente cansada, la sobrina de la tonadillera acudía a casa de su padre saliendo minutos después para hacer unos recados.

Ha sido en ese momento cuando ha explotado ante los periodistas, cansada del acoso del que están siendo víctimas tanto ella como su padre. "¿Me quieres dejar hablar por teléfono cariño?", le espetaba al reportero que le preguntaba sobre el estado de salud de Bernardo.

"Te he dicho que gracias por el interés, ya sabéis que está en casa, está bien, no tengo nada que decir", añadía. "Voy a la farmacia y no quiero que me acompañéis", decía muy enfadada.

Imagen de Anabel Pantoja en 'Sálvame'
Anabel está muy enfada por el acoso de la prensa a su padre | Telecinco

Ahora a Bernardo Pantoja le queda un largo camino hasta su completa recuperación, pero por fortuna se encuentra fuera de peligro. No han trascendido las razones que motivaron su ingreso, pero todo apuntaba que fueron complicaciones derivadas de su enfermedad.

Recordemos que el hermano de la tonadillera sufre diabetes y que ya le tuvieron que amputar una pierna debido a ello. Por fortuna, se ha podido recuperar de este último revés de salud aunque todavía hay que mantener la alerta.