Kiko Hernández mira a cámara mientras con la boca pequeña al intentar disimular la sonrisa

El entorno de Kiko Hernández respira: la foto que pone luz tras la tormenta

El colaborador de ‘Sálvame’ vuelve al programa tras haber pasado unos días alejado de los medios por decisión propia.

Kiko Hernández no ha dejado de lidiar con momentos dificilísimos en los últimos días. Después de haber tenido que soportar 3 pérdidas muy cercanas y una enfermedad, el colaborador de ‘Sálvame’ decidía darse un respiro de los medios.

🔊 Escucha esta noticia en Ivoox:

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

El exconcursante de Gran Hermano se vino abajo y tuvo que abandonar el plató de su programa totalmente abatido tras enterarse de la muerte de Begoña Sierra. La fundadora del Bingo Las Vegas había sido uno de los pilares fundamentales de su vida y se iba de manera inesperada para todos.

Esto hizo que Kiko no tuviera fuerzas para seguir trabajando, abandonando el directo y pidiendo expresamente a la dirección un descanso temporal.

“Llevo un año que ya no puedo más, se me junta un duelo con el otro, y llega un momento que revientas”, explicaba muy apenado.

Pero este break ha servido al de Madrid para conseguir reponerse (o al menos intentarlo) y volver a su puesto de trabajo con mucha más fuerza de la que se fue.

Kiko Hernández vuelve a Sálvame
Kiko Hernández ha vuelto esta semana a 'Sálvame'   | Telecinco

El pasado martes, el colaborador se sentaba en el plató de ‘Sálvame’ visiblemente recuperado tras una cálida bienvenida por parte de sus compañeros.

Y es que aunque las pérdidas hayan sido durísimas y la vida le haya puesto muchos baches de seguido, Kiko ha tenido que volver a su puesto de trabajo.

“Gracias a todo el mundo. No he contestado a nadie. He apagado el móvil y lo encendí ayer”, decía mientras estrechaba la mano de Carlota Corredera.

En todo momento, Hernández intentaba controlar las emociones que le provocaba volver al programa de las tardes de Telecinco. No obstante, admitía que todos los mensajes que había recibido durante su ausencia habían sido positivos y habían ayudado en su recuperación.

Los 4 varapalos de Kiko Hernández

“Ayer me tomé no sé cuántos Lexatines porque no sabía ni dónde estaba”. Con estas palabras, Kiko comenzaba a explicar el por qué de su retiro temporal de los medios de comunicación, su principal fuente de ingresos.

Este ‘break’ se debía a que el que fuera concursante de ‘Gran Hermano’ tuvo que afrontar tres muertes y una enfermedad en cuestión de meses.

En primer lugar, Kiko perdió a su tía. Más tarde, a su amiga y compañera Mila Ximénez. Por último y en los últimos días, a Begoña Sierra, dueña del bingo Las Vegas.

Tres muertes muy seguidas que han acabado hundiendo por completo al colaborador. Por su parte, no ha tenido más remedio que abandonar temporalmente la televisión para recuperarse de su dolor.

Por si fuera poco, la enfermedad de Kiko Hernández se había agravado aún más en los últimos meses.

El colaborador de ‘Sálvame’ fue diagnosticado hace 10 años de artritis psoriásica. Se trata de una enfermedad degenerativa que afecta a las articulaciones.

Aunque parecía haberse apaciguado, en las últimas semanas le ha azotado con más fuerza que nunca. Tanto es así, que él mismo afirma no poder coger en brazos a sus hijas, Abril y Jimena.

Kiko Hernández acude al tanatorio por Begoña Sierra
Kiko Hernández ha pasado unos meses bastante malos   | GTRES

El tertuliano se ha visto obligado a medicarse para contrarrestar el dolor. Y por si fuera poco, también ha tenido que decir “adiós” al que había sido su hogar familiar durante mucho tiempo.

Esto se debe a que para Kiko ya es muy difícil subir y bajar escaleras diariamente. Por ello, lo más cómodo para él es hacer vida en una casa de planta baja.

La mudanza tuvo lugar el pasado mes de julio. Un hecho que sin duda dejó al colaborador completamente devastado al tener que despedirse de todos los recuerdos de su anterior hogar.

Pero detrás de la tormenta, siempre llega la calma. Por ello Kiko vuelve con más fuerza que nunca a Sálvame para continuar con su trabajo mientras espera que la situación se calme y todo vuelva a la normalidad.