Kike Calleja

Kike Calleja ya no puede ocultar el drama a semanas de su boda

Kike Calleja, preocupado por un asunto judicial

Kike Calleja tiene motivos para estar preocupado. Y no solo por la boda que protagonizará en cuestión de unos días. El reportero de Sálvame está implicado en la 'Operación Deluxe' y teme que eso pueda afectarle tanto en el plano personal como en el profesional.

Pero más allá del propio enlace, también hay en juego una jugosa exclusiva con una revista. La aparición de su nombre en la investigación policial por extorsión a famosos puede echar al traste esta operación. Además, se demostró que tuvo una participación activa en los hechos.

El sumario recoge que Calleja fue detenido y trasladado a dependencias policiales por la obtención y distribución de material confidencial. Él era uno de los que demandaba información al agente imputado y las consecuencias pueden ser importantes.

Ángel jesús Fernández Hita, Gustavo González y Kike Calleja
Kike Calleja, con Gustavo y el policía que les facilitaba la información confidencial. | Trendings

En las últimas horas se conocían más detalles de esta operación judicial. El magistrado que instruye el caso decidió imputar a título individual a los directores de La Fábrica de la Tele, Adrián Madrid y Óscar Cornejo. Lo hacía al entender que hubo un supuesto delito de revelación de secretos y cohecho, recoge El Mundo.

Se trata de algo totalmente novedoso, ya que hasta ahora solo habían acusado a la productora como persona jurídica y sus responsables no lo estaban. Sin lugar a dudas, se trata de un giro inesperado en la investigación. Esto podría salpicar de manera personal también a algún trabajador más de Sálvame, entre los que se encontraría el reportero.

En total hay 17 personas acusadas. Entre ellos hay redactores del espacio y los protagonistas del caso: Gustavo González y el policía Ángel Jesús Fernández. El agente se encargaba de facilitarles información de famosos que era confidencial y que ponía en peligro la seguridad de los mismos.

Aseguran que Kike Calleja está sufriendo cierto "histerismo". Los preparativos del que debía ser el día más importante de su vida se podrían ver empañados por este proceso.

Hace unas semanas escribió un mensaje muy explícito en su cuenta de Instagram. "A los que desean el mal, nada mejor que la vida te lo devuelva con cosas que celebrar. Pues hala, hoy a brindar", dijo.

Kike Calleja vive con el miedo en el cuerpo. La situación generada no es nada agradable. De momento permanece imputado y teme que le acabe salpicando de otra manera.

En comisaría cuentan con varias grabaciones de él manteniendo conversaciones con el policía infiltrado. También existen imágenes de ambos juntos, que llegaron a compartir en redes sociales.

Explican que se "siente acorralado y en tensión. Y es normal aunque aparentemente intente hacer ver lo contrario. Siempre ha sido un luchador con respecto a su profesión", asegura a Informalia una persona que le conoce bien.

▶️ La impactante nueva imagen de Ana Rosa Quintana tras superar el cáncer: ¡Así ha reaparecido!

Kike Calleja, muy centrado en su matrimonio

Kike Calleja no quiere que nada pueda estropearle su boda. Dará el 'sí, quiero' a la exconcursante de Gran Hermano 7 Raquel Abad el próximo 8 de julio. Lo más probable es que siga los pasos de muchos de sus compañeros de programa.

No solo venderá las fotos de la ceremonia a una revista, también tiene previsto quitar los móviles a los invitados. Admiten que es una manera de que los muchos famosos que acudan al enlace pueden estar cómodos, sin verse agobiados por los vídeos y fotografías.

Kike Calleja y Raquel Abad
Raquel Abad y Calleja se casan el 8 de julio. | Telecinco - Instagram

Sin embargo, sería un procedimiento muy lógico para proteger la exclusiva y que nadie se la reventara. Se estima que podría cobrar por el reportaje unos 20 000 euros.

Seguro que no faltan posados de Kike Calleja con su ex Terelu Campos, así como con otros compañeros de programa. Queda por ver si estarán presentes amigos como Jorge Javier, Belén Esteban o Kiko Hernández.