Jesulín de Ubrique con cara de sorpresa durante una entrevista

Los secretos de cama que Jesulín revela en TV y van a cabrear a Campanario

El torero se ha vuelto a sincerar con los espectadores de 'Dos parejas y un destino'

Jesulín de Ubrique lleva en las últimas semanas siendo protagonista de la actualidad. Eso se debe a que está participando en el programa 'Dos parejas y un destino' de La 1. Un espacio donde está recorriendo España en compañía de Chenoa, Perico Delgado y La Terremoto.

El hecho de que se sienta tan cómodo y de que ese espacio sea un 'formato blanco' están haciendo que el torero esté desvelando aspectos de su vida privada.

En concreto, en la última entrega no ha dudado en dar a conocer una serie de 'secretos de cama' que quizás no gusten mucho a su esposa (María José Campanario).

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Las confesiones de cama de Jesulín de Ubrique

Jesulín está realmente encantado con la experiencia que está viviendo en La 1, de ahí que vaya a continuar en televisión participando en 'El Desafío' de Antena 3. Y precisamente por eso está realizando confesiones que jamás habíamos escuchado.

Así, por ejemplo, en el último programa, que discurrió por la Comunidad de Madrid, habló de sus secretos de alcoba.

En concreto, el origen de lo que desveló se produjo cuando Chenoa, su compañera de viaje, le preguntó si echaba de menos dormir con su esposa esos días. Esa cuestión llevó a que el torero manifestara: «Nosotros en casa tenemos una cama grande y mi mujer siempre me dice: 'Cari, mi espacio y tú a tu espacio'».

A eso ha añadido: «Le digo que vale, pero yo hago así y estiro la mano para tocarla. Y si ella no viene, pues voy yo».

En ese punto Jesulín ha desvelado que «a mí me gusta dormir agarraditos, pero, de vez en cuando, a mi mujer le da mucho coraje y me dice '¡Qué calor! Echa para allá'. Entonces yo le pongo la mano encima y, por lo menos, ya sé que está ahí».

Tan a gusto estaba confesando esas 'intimidades de cama' que también ha explicado que, en ocasiones, le pide a Campanario que le rasque un poquito: «Como un ratoncito y caigo listo».

Más confesiones íntimas

En el programa 'Dos parejas y un destino' de La 1, Jesulín de Ubrique también ha confesado que él nunca lleva ropa interior. Ha manifestado que «ya es costumbre. No sé desde cuándo lo hago, pero me sentía cómodo».

De la misma manera, en otra de las entregas del formato, se ha querido conocer cuál es la mayor locura que ha hecho por amor. En ese punto se ha puesto más serio de lo que es habitual en él. Y es que ha considerado que la ocasión lo merecía.

Así, no ha dudado en manifestar: «Lo más bonito que he hecho yo por mi mujer es levantarme todos los días y decirle que la quiero. Con las dificultades, con los defectos, con las virtudes, con el que hoy estás bien u hoy estás mal, con las adversidades, con las alegrías, con las penas...».

Es más, ha añadido: «Yo siempre le digo a mi mujer: 'A mí cuando me casé contigo, el cura me dijo que en la salud y en la enfermedad hasta que la muerte nos separe. Por eso, estoy yo aquí, con dos pelotas hasta el final'. Eso es el amor».

Chenoa ha querido saber si, además de todo eso, le había preparado a su esposa alguna cena romántica o algo especial. Y su respuesta entre risas y de forma insinuante ha sido: «A mi mujer le he hecho algunos números que telita con este cuerpo serrano. Yo cuando estoy en mi salsa, cuidado. Le bailo y le canto al oído».

También ha hablado indirectamente de su hija mayor

En las entregas del citado formato en las que ha participado el torero gaditano también ha realizado otras confesiones importantes.

En concreto, de forma indirecta, ha contado algo que comparte con su hija mayor (Andrea Janeiro), fruto de su relación con Belén Esteban. Y es que ambos han sabido y saben gestionar como desean la popularidad. 

Una hija esa con la que no tiene ningún tipo de relación y que precisamente le ha dado un enorme 'zasca' en este pasado Día del Padre.