Montaje de Gabriel Rufián y Marta Pagola

Gabriel Rufián dejó a su mujer y a su hijo tras encontrar el amor en el Congreso

El político puso fin a su relación con Mireia Varela para dar una nueva oportunidad al amor con su compañera del Congreso, Marta Pagola.

No cabe duda de que Gabriel Rufián  se ha convertido en uno de los políticos más polémicos del momento.

🔊 Escucha esta noticia en Ivoox:

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

El portavoz adjunto de Esquerra Republicana de Catalunya se hizo famoso en 2015, cuando se convirtió en uno de los candidatos al Congreso.

Su popularidad fue creciendo a medida que su actividad en redes sociales subía. Y es que además de dedicar su vida a la política, también ha intentado adquirir una imagen cercana publicando algunas fotos de su vida personal.

Gracias a sus publicaciones en Instagram y Twitter pudimos conocer un poco más sobre quién era su pareja en sus inicios y también la madre de su hijo.

Se trataba de Mireia Varela. La joven era una graduada en Lengua y Literatura Española. También tiene un máster en Lengua Española, Literatura Hispánica y Español como Lengua Extranjera por la Universidad Autónoma de Madrid.

Gabriel Rufián en una sesión del Congreso en febrero de 2020
Gabriel Rufián ha sido siempre un personaje mediático y polémico | GTRES

No obstante, aunque el noviazgo entre ambos parecía ir viento en popa, finalmente la historia de amor llegó a su fin. Una ruptura de lo más dolorosa para ambos, pero especialmente para Mireia.

Una ruptura de lo más dolorosa

La ex de Rufián no tardó en romper su silencio públicamente para explicar cómo se sentía al haber puesto fin a su relación sentimental con el político.

“Despedí 2018 llorando sabiendo que perdía al amor de mi vida. Le lloré todos los días, tardes y noches. Le supliqué mil perdones y desee cada hora su vuelta. Centenares de noches en vela. Sufrimiento inconmensurable. Aislamiento del mundo. Dolor a la gente que me rodeaba. Incomprensión del prójimo, terapias y medicación. Discusiones sin fin. Dolor, dolor y más dolor”, escribía.

Dejando muy claro que Mireia no estaba de acuerdo con poner punto y final a la relación, sus “llamadas de atención” no quedaron ahí.

La ex del político compartió una captura de pantalla de la canción ‘A ella’ de Karol G. Una declaración de intenciones en toda regla teniendo en cuenta qué dice la letra del tema.

“Tu no te mereces nada, no estoy hablando contigo, ella se merece menos de lo que hiciste conmigo, aunque intentes sorprenderte este será tu castigo. Que todo lo que te haga, tu ya lo hiciste conmigo”, canta la reggaetonera.

Los seguidores de Mireia no tardaron en captar la indirecta y enviar a la afectada todo su apoyo por medio de comentarios. “A todas las ‘Ellas’ del mundo hay que ignorarlas. El mayor desprecio es no hacer aprecio” o “pasa página”. Estos han sido los consejos.

 

El nuevo y polémico amor de Rufián

Pero, ¿quién es ella? ¿A quién dedicó esa canción Mireia?. Pues como no podía ser de otra manera, esta publicación tenía un destinatario claro.

Se trata de Marta Pagola, jefa de prensa del Grupo Vasco en el Congreso de los Diputados. Con ella fue con quien Gabriel Rufián decidió pasar página y volver a dar una nueva oportunidad al amor. Algo que no habría sentado muy bien a su ex.

Esta historia de amor se forjó en los pasillos del Congreso de los Diputados. Tal era la ilusión de Marta y Gabriel, que al poco tiempo de conocerse saltaron los rumores de una posible boda en Hondarribia (Guipúzcoa). No obstante, ese supuesto enlace aún no ha tenido lugar.

Aunque a priori decidieron llevar su afinidad en secreto, el noviazgo entre ambos acabó siendo un secreto a voces para todos los presentes en el Congreso.

Tanto es así, que a Marta Pagola no le quedó más remedio que comunicárselo a su jefe, Aitor Esteban.

Mientras tanto, la relación entre Mireia y su ex, Rufián, ha continuado tensándose.

“Hay cosas que el tiempo no puede curar, ni ocultar, ni cicatrizar. Hay heridas eternas. Hay amores que no mueren. Hay personas que no se olvidan. Hay momentos que no se superan. Hay errores que no se perdonan. La felicidad ni se busca ni se alcanza ni se encuentra, se construye. La vida son batlalas, a veces hay que luchar y otras hay que saber rendirse. Y yo me rindo”, escribía en sus redes.

Para no echar más leña al fuego, cuando el político viaja a Cataluña para ver a su hijo en común con Mireia, prefiere tener el menor contacto posible con ella. Para ello, se queda a dormir en casa de sus familiares.