Alejandra Rubio con un vestido azul en el plató de "La isla de las tentaciones"

La foto de Alejandra Rubio durante la semana que ninguno de sus fans comprende

Alejandra Rubio ha dado un giro a su actitud contra uno de sus seres queridos, al menos por un instante.

La familia de las Campos es una de las más mediáticas en la actualidad. Cada uno de los gestos o de las palabras que propicia alguno de los miembros contra otro ha causado un revuelo sumo en la prensa y en la propia familia. 

En esta tesitura, el clan de María Teresa Campos, Carmen Borrego, Terelu y Alejandra Rubio, que siempre han alardeado de ser una familia muy unida, se ha resquebrajado en los últimos meses. 

La matriarca siempre ha estado bien amparada y defendida por sus sucesoras, pero a veces esto también ha conducido a que existan diferencias entre sus hijas y, ahora, se ha sumado su nieta. 

Los primeros roces familiares que salieron a la luz, tenían como protagonistas a Carmen Borrego y Terelu. Hay quien habla de celos entre las hermanas. 

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Sin embargo, ahora se ha sumado Alejandra Rubio a la corrosión de la estabilidad y la paz familiar tras sus enfrentamientos con su tía, Carmen Borrego

El detonante de la mala relación entre tía y sobrina

La hermana mayor de Terelu aseguró que su relación con su sobrina era buena. Según apuntó Kiko Matamoros el pasado 14 de octubre en ‘Viva la vida’ los conflictos entre tía y sobrina tienen su origen en el momento en el que la pequeña de las Campos aumentó su popularidad entre la crónica social.

«Ella entiende que tú no has digerido su popularidad. Alejandra está en el foco de atención antes de cumplir los 18», destapó Kiko aunque Carmen lo negó.

Por otro lado, la entrevista que Jorge Javier Vázquez le realizó a María Teresa Campos el pasado mes de octubre de 2020 en 'Sábado Deluxe' y en la que acabaron volando los cuchillos entre el presentador y la entrevistada, también supuso un punto de conflicto entre Alejandra Rubio y su tía. 

La nieta de María Teresa Campos se molestó con Carmen Borrego al ver que ella seguía simpatizando con el presentador después de que se mostrara tan crítico con la matriarca de las Campos. 

Alejandra le reprochaba a su tía durante la emisión del programa de Emma García su descontento con el gesto de su tía. En pleno directo, la hija colaboradora le espetó a su tía que es una «cobarde». Carmen no encajó nada bien este golpe de su sobrina. 

«Con mi sobrina también hay veces que me he sentido dolida. Estas cosas me sientan mal pero, ¿voy a ir contra una niña de 20 años?», manifestó Carmen. 

«Mostrar dolor no es una vergüenza pero no quiero dramatizar. La voy a querer aunque no se arregle esto. Mi conciencia la tengo muy tranquila», añadió la hermana de Terelu en el programa donde trabajan las tres: Terelu, Carmen y Alejandra.

Tanto tía como sobrina se han sentido decepcionadas la una con la otra hasta tal punto que su bonita relación se ha roto. La hija mayor de la periodista y presentadora ha confesado que ha tratado de ponerse en contacto con su sobrina ←le ha costado lágrimas← para dialogar, pero esta no le dirige la palabra. 

Sin embargo, en la última semana ha sucedido un hecho que ha dejado a todos trastocados. En especial a los seguidores de Alejandra que no han entendido el cambio de actitud de la influencer. 

Tía y sobrina se han visto las caras en una terraza madrileña y las han pillado. Después de que la hija de Terelu renegara de su tía, parece que han limado las perezas y se han sentado a charlar. 

A juzgar por sus gestos y su expresión facial, todo apunta a que ha sido una dura conversación en la que la tensión entre ambas aún se podía palpar, al igual que el dolor y la decepción de una relación familiar basada en la unión y la confianza y que se ha visto debilitada.

La guerra entre ellas ha incluso afectado a la relación que Terelu tenía con su hija. En los últimos programas madre e hija se hacían reproches la una a la otra olvidándose de que las cámaras del plató estaban encendidas.