Loles León posa con pendientes naranjas y conjunto negro y de leopardo

Loles León, el salero y el desparpajo no dan suficiente dinero

Loles empezó de la mano de Almodóvar pero su amistad se rompió y con ella también su suerte en el trabajo

Loles León, cuando no siempre las circunstancias acompañan

Loles León posa con chaqueta negra y vestido estampado de leopardo
Loles León, siempre al pie del cañón | GTRES

 

Loles León siempre tiene una sonrisa en la boca a pesar de que también tiene un carácter bastante fuerte cuando las circunstancias lo requieren. La actriz nacida en Barcelona en 1950 ha hecho cine, televisión, teatro, radio y lo que se ha terciado a lo largo de su carrera. 

Fue chica Almodóvar aunque luego el directo manchego ya no volvió a llamarla más y en televisión, se ha ganado a pulso la popularidad con Aquí no hay quien viva y La que se avecina.

También hizo muy buen papel como finalista en Masterchef Celebrity, en Televisión Española.

Sin embargo, no todo son alegrías y triunfos en la vida de la artista. Pasados ya los setenta años, en 2015 sorprendía al mundo asegurando que estaba arruinada. Sin trabajo, trinchada a impuestos y sin dinero en el banco. 

La arista confesaba que no debía dinero a nadie, pero que no tenía blanca. Además, revelaba que había tenido que vender su apartamento de la playa para hacer frente a las deudas.

"Los ahorros de 30 años de trabajo"

Loles León, sonriente en un photocall con un escotado vestido negro
Loles León es de sonrisa fácil a pesar de las circunstancias adversas | GTRES

Loles aseguraba que todo lo que había ahorrado durante la vida, lo había tenido que vender para pagar deudas. "Yo trabajo para pagar. Nos han machacado Hacienda con estas inspecciones y estas cosas que se han sacado de la manga". 

A la intérprete Hacienda le impuso una multa de 187.000 euros por no pagar los impuestos que tocaban en su momento. Tampoco su hijo, Bartoldo, se libró de la ruina, pues tuvo que cerrar su productora audiovisual.

Loles se ha recuperado de aquello, pero ya no es la misma. Sigue trabajando y vive en su casa que por fin ya tiene pagada, en Madrid. Ahora vive sin grandes lujos pero tampoco sin estrecheces, tras toda una vida trabajando.