Carolina Monje sonriendo frente a una puerta negra con su mano apoyada en el pomo para abrilra

El lujoso viaje de Carolina Monje, novia de Álex Lecquio, para despedir el año

La diseñadora ha empezado el 2021 con varios amigos a más de 8.000 kilómetros de Madrid

Han pasado ya casi ocho meses desde la fatídica pérdida de Álex Lecquio. Un adiós que conmocionó a toda España y dejó a sus familiares y amigos con un vacío inmenso en sus vidas y en su corazón, sobre todo, a sus padres, Ana Obregón y Alessandro Lecquio.

El joven empresario también dejaba un dolor desgarrador a su novia, Carolina Monje (Carola en la intimidad), que estuvo junto a él desde el minuto uno que cayó enfermo y hasta el último aliento. Ese amor tan bonito y puro continúa presente en el corazón de la catalana y, a pesar de su juventud, probablemente, este duelo le acompañará siempre.

Con el fallecimiento de Álex aún muy presente, Carolina tiene sentimientos encontrados y una tristeza enorme. Estas fiestas, la joven ha tenido que luchar por sobrellevar la ausencia del joven en su vida, pero lo ha hecho muy lejos de su familia y de los recuerdos con su pareja.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Y es que mientras Ana Obregón encaraba las 'Campanadas de TVE' como un reto ejemplar y admirado por muchos telespectadores; Carolina decidía poner tierra de por medio e iniciar el nuevo año con sus amigos a 8.050 kilómetros de Madrid.

Carolina Monje empieza 2021 en Tulum rodeada de lujos

La diseñadora y fundadora de la firma de moda 'Carola Monje' voló a México el pasado 30 de diciembre, en la víspera de Nochevieja. Lo hizo acompañada de varios amigos y su destino final ha sido la paradisíaca ciudad de Tulum. 

En esta maravillosa ciudad de México, los parajes verdes que se funden con las aguas cristalinas del Caribe y el buen tiempo han conseguido que la joven diseñadora comience el 2021 sin miedo y acompañada de sus amigos. Eso sí, esta aventura esta llena de lujos. 

Seguramente ha decidido emprender este viaje y alejarse de Madrid para poder empezar de nuevo, con optimismo y nuevos retos, algo que Álex Lecquio habría admirado.

Hoy se cumple justo una semana de su estancia en el espectacular resort que han escogido para su lujoso viaje. Se trata del 'Nomade Tulum', un complejo de cuatro estrellas en primera línea de playa. Todo un lujo.

Como bien se relata en la web oficial, el alojamiento tiene gran prestigio en la zona mexicana y es muy visitado por aquellas personas de solvencia económica que buscan aventuras salvajes y al mismo tiempo vivir en un ambiente relajado en mitad de la naturaleza. 

Está ubicado en un lugar privilegiado y así lo muestran en su web: «a 10,5 km del yacimiento arqueológico de Tulum, 7 km del centro ecológico Cesiak y a 5 km del parque nacional de Tulum».

Además, el resort «cuenta con un centro de spa y una zona de playa privada. Además, alberga un restaurante y facilita aparcamiento privado gratuito. Algunos alojamientos tienen vistas al mar o al jardín. Todos incluyen baño privado. El 'Nomade Tulum' ofrece conexión WiFi gratuita en todas las zonas», especifican.

Tal como ha confirmado el diario 'El Español', Carolina se aloja, exactamente, en la modalidad de Tienda Deluxe. El resort expone: «ronda los 20 metros cuadrados, con cama doble extragrande y está totalmente amueblado y equipado con todas las comodidades del hogar. Están a la sombra y se encuentran sobre una plataforma elevada. Se ofrecen toallas, ropa de cama y artículos de aseo como albornoz, y el baño se sitúa al aire libre».

En estas fechas tan señaladas, el precio por noche de este tipo de alojamiento ronda los 1.000 euros. Sin embargo, para estancias que superen los siete días, se pagan poco más de 4.000 euros por semana, justo el tiempo que lleva la joven junto a sus amigos disfrutando de este complejo de lujo.

Unas vacaciones llenas de lujo, alejada de los suyos, de los focos mediáticos y de los recuerdos tan especiales y a la vez tan difíciles que tuvo que vivir con Álex. Un sinfin de emociones de las que ha podido desconectar, dejar aparcadas durante unos días y, por fin, sacar su lado más aventurero.