Rocío Carrasco en el especial de 'Montealto'

Se cae el castillo de naipes de los Mohedano: retratados por sus meteduras de pata

Rocío Carrasco ha vuelto a la carga y el clan Mohedano no levanta cabeza

Rocío Carrasco ha llegado dispuesta a poner en jaque a su familia. Y lo cierto es que no le ha temblado el pulso a la hora de lanzar amenazas muy directas durante el especial de 'Montealto'.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

La hija de 'la más grande' insinuaba nuevamente que tanto Gloria Camila como Ro Flores  están siendo vilmente influenciadas. 

"Sé que es una mujer joven que está influenciada. Desgraciadamente, cuando se muere nuestra madre tiene 9 años, no ha tenido conciencia ni madurez como para saber lo que pasaba".

"No puede tener ciertos recuerdos porque no le pertenecen y, por edad, son imposibles. No ha tenido las vivencias de las que está hablando", alegaba sobre las acusaciones que la joven emitía en su contra. 

Montaje de fotos de primer plano de Ortega Cano y José Antonio Rodríguez
Ortega Cano y José Antonio Rodríguez han quedado retratados | La Noticia Digital

Así, Rocío Carrasco se mostraba más implacable que nunca. "Los que echan a esta niña al ruedo que tengan vergüenza y huevos, y lo que hagan que lo hagan ellos", advertía.

"Yo no tengo ya miedo, que sigan inventando lo que les dé la gana. Ya esa que sale en el documental no existe, así que sed valientes, los adultos, dejad de echar a otra niña al ruedo y decirle lo que tiene que decir".

"Decidlo vosotros, y tened huevos, que estoy aquí", zanjaba. Una amenaza que sus familiares no dudaron en tomarse al pie de la letra.

Rocío Carrasco durante su última intervención en Telecinco
Rocío Carrasco durante su última intervención en Telecinco | Telecinco

De hecho, su tío José Antonio Rodríguez se atrevía a llamar en directo. Una intervención que muchos han tachado de desafortunada o 'surrealista'.

Y es que el que fuese cuñado de La Jurado, dejaba muy claro que ningún miembro del clan mediático se creía las palabras de Rocío Carrasco. "Hay cosas que se pasan de la raya, mentiras que se dicen tantas veces que parece que son verdad", sentenciaba.

Además, José Antonio desmentía sus propias palabras para dar a entender que el maltrato que denuncia Rociíto de parte de  Antonio David, jamás existió.

José Antonio Rodríguez y Ortega Cano pierden los papeles en televisión

"Lo que yo dije en la Rota era mentira, pero jamás hablé de maltrato", alegaba José Antonio. "Lo hice porque en esos momentos Rocío estaba sufriendo". "Es muy normal que una mujer a la que le ponen los cuernos, o que ella cree que se los ponen, y que estaba con dos niños pequeños", aseguraba.

"Es un despropósito de llamada", comentaba Rocío sin dar crédito a lo que escuchaba, mientras su tío seguía hundiéndose públicamente. En ese momento, un familiar intentaba en vano que colgase el teléfono, aunque sin éxito.

José Ortega Cano sale de una clínica médica
José Ortega Cano ha perdido los nervios durante su intervención en 'Viva la vida' | Europa Press

"Con tantos homenajes como le hacéis a Rocío Jurado, ¿no crees que se le caería la cara de vergüenza si viera que desmienten a su hija un episodio tan grave que ha vivido?", le reprochaba Jorge Javier Vázquez.

"Con esta llamada nos estamos dando cuenta de a qué tipo de personas se enfrenta Rocío, a unas desalmadas", sentenciaba. "Hemos sido testigos de un momento delirante, has sido muy valiente de salir de ahí. Lo que ha pasado hoy aquí es muy grave".

Y por si esto no fuese suficiente, pocas horas después le tocaba a Ortega Cano. Primero era la mujer del diestro, que optaba por desmarcarse de la polémica.

"Yo he dicho que he entendido en muchas ocasiones a Rocío Carrasco. Las sentencias son las sentencias", argumentaba. "Si Rocío ha decidido apartarse de su familia, yo no querría saber nada más de ellos. Ni el día de mi muerte".

Poco después, era el viudo de La Jurado el que entraba en directo en Viva la vida. "Estuvo desacertado", añadía al respecto. "Fidel Albiac y Rocío Carrasco nos obligaron completamente a irnos de Montealto a mí y a mis hijos", desmentía Ortega Cano a Rocío Carrasco.

Sin embargo, lo que nadie esperaba era que el diestro terminase perdiendo los papeles. "Marina, por favor, ¿me dejas? ¿Me deja usted, por favor?", le gritaba de malas formas a su empleada del hogar.  Mientras tanto, en plató, Ana María bajaba la cabeza avergonzada por el comportamiento de su marido.