Ana María aldón, seria mirando a cámara

Ana María Aldón dice basta y le lanza una última advertencia a Ortega Cano

La pareja no pasa por su mejor momento

La relación entre Ana María Aldón y Ortega Cano sigue más tensa que nunca, y buena prueba son las pullitas que la diseñadora sigue soltándole a su marido. Y el último conflicto parece venir relacionado con el tema económico. 

Hace unos meses que Aldón aclaraba la forma en la que ella y su marido gestionaban su dinero, dejando claro que cada uno se ocupaba de su propia economía. 

"De la de economía de mi marido no tengo ni idea. No estoy pasando un mal momento, pero tengo varios proyectos por delante y tenía la necesidad y me ha dado la gana", aclaraba acerca de sus intenciones a la hora de hablar sobre su vida privada. 

Foto de José Ortega Cano y Ana María Aldón discutiendo en 'El Rocío'
Foto de José Ortega Cano y Ana María Aldón discutiendo en 'El Rocío' | GTRES

De esa forma, daba un golpe sobre la mesa. "Lo que es mío es mío, y yo no se lo quiero pedir a nadie".

Aunque también daba la cara por Ortega Cano y aseguraba que no es nada 'tacaño', tal y como insinuaba  Rocío Carrasco  en 'Montealto'.

"Yo tengo mi economía y él la suya, pero ese es otro tema", explicaba la diseñadora. "Mi marido da la vida por su familia y por mí".

Foto de Ana María Aldón haciendo declaraciones a la prensa durante la presentación de su gazpacho
Ana María Aldón se ha cansado de aguantar en silencio | Europa Press

"Yo no sé lo que en un día hizo, pero mi marido me ha pagado la carrera, ha ayudado a la familia cuando lo ha necesitado y cuando volví de Supervivientes quise ajustar cuentas con él y me dijo 'no me debes nada'", recordaba Aldón.

Sin embargo, las numerosas exclusivas que ha concedido Ana María, arremetiendo contra la familia del torero y contra su hija, Gloria Camila, han pasado factura al matrimonio.

Tanto es así, que estarían haciendo frente a su peor crisis hasta el momento. "Los titulares no le sentaron nada bien", reconocía la diseñadora.

Ana María Aldón, vuelve a estar en el punto de mira

"Doy por hecho que lo ha entendido porque tenemos una relación normal. La primera mañana fue más tensa pero ya por la tarde normal. Me siento comprendida por su parte", alegaba.

Recientemente, Ana María volvía a pronunciarse sobre el tema en Viva la vida, con lo que se hace más que patente que su matrimonio no pasa por el mejor momento.

"No hay una economía familiar porque nunca la ha habido", sentenciaba dejando claro que tanto ella como su marido son independientes económicamente hablando. "La de él es la de él, y la mía es la mía".

Captura de José Ortega Cano y Ana María Aldón en la 'Sálvame Fashion Week'
Captura de José Ortega Cano y Ana María Aldón en la 'Sálvame Fashion Week' | Mediaset

Desde un primer momento, la diseñadora incidía en que esperaba una defensa de parte de  Ortega Cano ante los ataques que recibía de parte de su familia, pero él no terminaba de reaccionar.

"Espero una defensa de mi marido, y como esa defensa no aparece y yo creí que era momento de yo defenderme, pues lo he hecho de esta manera", aseguraba. 

"Como no hay una reacción firme por parte de él que diga hasta aquí hemos llegado, prefiero curarme en salud. Tú no reaccionas, pues reacciono yo", advertía.

Foto de Ana María Aldón y José Ortega Cano caminando por la calle junto a su hijo José María
Foto de Ana María Aldón y José Ortega Cano caminando por la calle junto a su hijo José María | Europa Press

Aldón por fin se encuentra lo bastante fuerte para alzar la voz. "No quiere una guerra, pero la guerra está y yo no tengo capacidad de pararla. He estado diez años callada", apuntaba al respecto.

"Yo ahora que me encuentro fuerte, es momento de plantar un pie y decir ya basta, que la vida ya es bastante dura y es muy complicada".

▶️ José Ortega Cano estalla y amenaza a un periodista en pleno Rocío

A la diseñadora no le tiembla el pulso ni siquiera a la hora de enfrentarse abiertamente a la hija de su marido.

Gloria se mostraba bastante crítica con la actitud de la mujer de su padre, a la que acusaba de no mostrarse lo suficientemente cariñosa. 

Unas palabras que no le hacían ninguna gracia a Ana María, que le dejaba muy claro que no es "ni su madre ni su amiga" y marcaba una clara distancia con ella.