Chica con mascarilla confinada detras de una ventana

'Volvemos al confinamiento de marzo de 2020 en España'

Las cifras de muertes registradas siguen siendo muy malas

Parece que España está consiguiendo doblegar la curva de la tercera ola que llegó como un tsunami en los meses más crudos del invierno. Las cifras de contagios y la incidencia acumulada están experimentando un claro descenso, pero no así la de fallecidos. Los expertos no se equivocaban cuando auguraban que todavía quedaban semanas para que las cifras de muertes también descendieran y nuestro país sigue en cabeza como la zona con mayor tasa de mortalidad de la Unión Europea.

Cifras que nos retrotraen a marzo de 2020

En tan solo un mes, España ha registrado un total de 2.000 fallecidos más como consecuencia del Covid-19. Una cifra que supera con creces las producidas en el mes de marzo del año pasado cuando la pandemia nos abocó al confinamiento total. El Ministerio de Sanidad reflejó en un informe el periodo de tiempo comprendido entre el 15 de enero y el 16 de febrero, con un total de 12.665 fallecidos por coronavirus. Teniendo en cuenta las 10.398 víctimas del mes de marzo de 2020, supone un incremento notable de muertes en cuestión de 31 días.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Según el Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo), el pico más alto de fallecidos se produjo a finales de marzo y principio de abril con más de 2.500 muertes al día. Solo hemos experimentado un aumento significativo de muertes por Covid en enero, con entre 1.500 y 2.000 al día. En las últimas dos semanas se han registrado  5.609 defunciones, una cifra que nos transporta a mediados de abril de 2020 cuando la pandemia estaba en descenso, pero todavía no se había iniciado la desescalada.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Algo que contrasta con la situación actual. Con una situación parecida a la de los primeros meses de la pandemia en lo que a fallecidos se refiere, todavía seguíamos confinados, con los colegios cerrados y solo con aquellas actividades esenciales. Ahora, ya son varias las comunidades que optan por comenzar a relajar restricciones y por ahora no se contempla el confinamiento.

La tercera ola ha sido mucho peor que la segunda

Los datos registrados por España nos sitúan como los peores de Europa, solo superados por Portugal e Irlanda. La tercera ola ha causado estragos y las cifras registradas demuestran que ha sido mucho más superior que la segunda. Y eso que el plan de vacunación ya está en marcha y que gran parte de la población ha logrado superar el virus.

El pasado mes de noviembre fue el mes donde se alcanzó el pico de la segunda ola con 9.191 fallecidos. Pero esto se vería ensombrecido con la llegada de la tercera ola. En enero se alcanzó el nivel más alto de incidencia acumulada y en tan solo un mes se han registrado 3.500 muertes más que en noviembre.

De ahí que las defunciones producidas en este último mes superen con diferencia a las del mes de marzo que provocaron el confinamiento total. «Te da una medida de cómo ha sido esta tercera ola, ha sido monstruosa» afirma Manuel Franco, epidemiólogo y profesor de las universidades de Alcalá y Johns Hopkins y portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas).

Consecuencias de una población envejecida

«Ha sido un palo muy duro, porque no solo hemos tenido mucha incidencia, sino que estamos teniendo muchos fallecimientos» explica Franco que señala las consecuencias de que España sea un «país envejecido». «Hay que recalcar que en España el 86% de las personas que fallecen tienen 70 años o más. Es algo terrible, porque somos una sociedad envejecida y lo vamos a seguir siendo, aquí no nace nadie» señala.

Según el epidemiólogo, aunque son cifras que se registran en otros países con la misma proporción de gente mayor entre su población, Manuel Franco considera que en España existe una tarea pendiente con nuestros mayores: «Darle valor a nuestros mayores, a sus cuidados, a las consecuencias de su salud y de su enfermedad.