Imagen de una tormenta fuerte en España

Un voluntario de la vacuna, alcanzado por un rayo poco después de recibirla

Ambos hechos no están relacionados; se trata de una casualidad

Las casualidades existen. Prueba de ello es lo que le ha pasado a un hombre jubilado que había recibido la vacuna de Moderna contra el coronavirus como voluntario. Según 'Daily Star', el hombre fue alcanzado por un rayo un mes después de recibir la primera dosis.

Como decíamos, ambos hechos no están relacionados. Se trata de una mera casualidad, que ha llevado al voluntario de la vacuna a vivir un accidente poco común. La víctima, un varón de 72 años, sufrió el extraño suceso solo un mes después de recibir su dosis de vacuna contra la Covid: fue alcanzado por un rayo.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Aun así, el jubilado sobrevivió. Los médicos le diagnosticaron una arritmia, es decir, un latido cardíaco irregular, causado supuestamente por el impacto del rayo. De momento, se desconoce cómo ha evolucionado el estado de salud del voluntario.

El impacto del rayo, en el informe de seguridad de la vacuna

Justamente, esa arritmia que presentaba el hombre, fue catalogada como uno de los efectos adversos graves (SAE) que experimentaron los voluntarios que participaron en el ensayo de Moderna, tres problemas de salud que se consideraron no relacionados con la vacuna contra la Covid.

Así, la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), con su análisis de la seguridad de la vacuna, concluyó que dichos tres problemas graves de salud que habían presentado algunos voluntarios no estaban de ninguna manera relacionados con la composición de la vacuna de Modera. El informe, que relata estas tres complicaciones, incluía así el accidente de uno de los voluntarios con un rayo: «El 6 de diciembre de 2020 se informaron tres efectos adversos graves en el grupo de la vacuna: un participante de 65 años con neumonía adquirida en la comunidad 25 días después de la vacunación, un participante de 72 años con arritmia después de haber sido alcanzado por un rayo 28 días después de la vacunación, y un participante de 87 años con empeoramiento de la bradicardia crónica 45 días después de la vacunación».

«En la revisión de la FDA de las narrativas, ninguno de estos efectos adversos se evaluó como relacionado», añade el texto. Además, en el estudio se adjunta un gráfico, que muestra cómo los voluntarios del ensayo de Moderna que recibieron la vacuna real no se infectaron de coronavirus entre 10 y 12 días después de haber recibido la dosis. Así confirmaba Moderna la eficacia de la vacuna y descartaba que cualquier dolencia grave como las citadas fuera consecuencia de la inyección.

El gobierno de los Estados Unidos ha autorizado el uso de emergencia del fármaco y ha confirmado, en este sentido, que la vacuna de Moderna, llamada oficialmente ARNm-1273, es segura y efectiva en un 94%.
 

España, uno de los puntos de distribución mundial Moderna

Justamente este domingo ha trascendido que el laboratorio estadounidense Moderna utilizará España como uno de sus puntos neurálgicos de su distribución de su vacuna contra el coronavirus a escala mundial. Esto significa, en otras palabras, que pasarán por nuestro país más de 600 millones de vacunas.

Cadena SER ha confirmado la información, detallando que de esos 600 millones de vacunas que lleguen a España, algunas partidas viajaran a diferentes puntos de Europa, que aún no se han concretado. A nivel estatal, las vacunas partirán de un «centro nacional», hacia las diferentes comunidades autónomas. 

Pero cabe recordar que, antes que la de Moderna, llegará a España la vacuna de Pfizer, con un primer envío por tierra proveniente de Bélgica. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se encargarán, una vez traspasadas las fronteras españolas, de custodiar la vacuna y los equipos de vacunación. Que la vacuna está cada vez más cerca es ya un hecho y las autoridades avanzan a contrarreloj en la carrera para ganarse la confianza de los ciudadanos más reticentes a recibir las dosis que frenarán la pandemia.