Montaje de fotos de un plato de tallarines y un equipo de médicos en el quirófano

Los 3 síntomas que sufrió el joven que perdió las dos piernas al comer fideos

La comida había sido comprada en un restaurante el día anterior

Tan importante es el control férreo que existe a la hora de comercializar un producto alimenticio como su correcta conservación. En muchos hogares se cometen errores con ciertas comidas que podrían llevarnos a una intoxicación.

En la mayoría de los casos esta intoxicación no va más allá de un malestar digestivo, pero en otras ocasiones las consecuencias pueden ser muy graves. Esto es lo que le ocurrió a un joven de 19 años al que le tuvieron que amputar las dos piernas tras comer unos fideos.

Los síntomas que hicieron saltar todas las alarmas

Los hechos tuvieron lugar hace unos meses en la ciudad de Boston, Estados Unidos. Un chaval decidió aplacar su hambre comiéndose unos fideos que su compañero de piso compró el día anterior en un restaurante. Concretamente las sobras eran arroz, pollo y unos fideos chinos tipo tallarines conocidos como 'lo mein'.

El hecho de que su amigo terminara vomitando la comida, no le hizo pensar que esta pudiera estar en mal estado. Sin embargo, horas después de la ingesta comenzó a experimentar una serie de síntomas que le llevaron a urgencias.

Una hombre con camisa a cuadros sentado en un sofá con un balde verde delante
Tras comerse los fideos comenzó a vomitar | Getty Images

Poco tiempo después de haberse comido las sobras, el joven comenzó a padecer un dolor abdominal y náuseas. Tras esto, la cosa comenzó a empeorar progresivamente con los tres síntomas que incrementaron su malestar: vómitos, escalofríos y sensación de debilidad.

El joven se negaba a acudir a urgencias pese a presentar dificultad para respirar, rigidez en el cuello y visión borrosa. 15 horas después de haberse comido la comida contaminada, unas manchas moradas comenzaron a aparecer en su piel. Fue entonces cuando su amigo decidió llevarlo al hospital de urgencias.

Su caso ahora ha corrido como la pólvora y se ha hecho viral tras un vídeo publicado en Youtube donde cuentan lo ocurrido.

▶️ Federico, la estrella del rugby muerto a la salida de un bar

El joven tenía una infección causada por una bacteria

Una vez en el hospital los síntomas comenzaron a reproducirse a gran velocidad, estaba pálido y desorientado. Comenzó a hiperventilar y su piel comenzó a ponerse azulada debido a la falta de oxígeno en sangre. Rápidamente fue trasladado en helicóptero al Hospital General de Massachusetts donde fue diagnosticado.

Los médicos determinaron que el joven sufría una infección causada por la bacteria Neisseria meningitidis, conocida comúnmente por meningococo. Esta infección provocó una púrpura fulminante que desembocó en una necrosis en brazos y piernas. Para salvarle la vida tuvieron que amputarle las extremidades por debajo de las rodillas y algunos dedos de las manos.

Foto de la bacteria Neisseria Meningitidis
El joven tuvo una infección causada por la bacteria Neisseria Meningitidis | Twitter (@AEV_Vacunas)

En la actualidad es recomendable la administración de la vacuna contra el meningococo, en nuestro país se administra en los primeros meses de la infancia. Normalmente son tres dosis, pero los médicos descubrieron que el joven solo tenía la primera.

Lo que explicaría el agravamiento de su salud frente a los síntomas que experimentó su amigo mucho más leves. Este caso se ha catalogado de extraño dado que la Neisseria meningitidis no suele estar presente en la comida. Su contagio es a través de la saliva o por las secreciones respiratorias.

Con la comida no se juega

A pesar de que esta bacteria no está presente en los alimentos, existen otras que podrían hacernos pasar un mal rato. En nuestro país las infecciones más comunes son por salmonelosis o listeriosis. Pero la OMS advierte de que unas 5000 personas mueren al año por comer comida contaminada.

Foto de una mujer que sufre problemas digestivos
Es recomendable conservar adecuadamente los alimentos para evitar problemas digestivos | CANVA

De ahí que sea de vital importancia vigilar la manera en que conservamos nuestros alimentos, así como su limpieza y manipulación. Si ingerimos una comida que nos ha sentado mal, lo recomendable es desecharla y no guardarla. De lo contrario las consecuencias sobre nuestra salud pueden ser incluso mortales.

En 2008 un estudiante belga perdió la vida tras comer unos espaguetis con tomate que tenía en su cocina a temperatura ambiente durante cinco días. Un error fatal que podría haberse evitado y que ahora, tristemente, sirve de ejemplo para saber qué debemos y qué no debemos llevarnos a la boca.