Un hombre habla por teléfono enfrente de la sede de Telefónica

Los beneficios de Telefónica en 2020 a pesar de la crisis del coronavirus

Las restricciones de la actividad comercial en España han hecho caer los ingresos de forma notable

Estos días están saliendo a la luz las ganancias de algunas multinacionales como la española Iberdrola o el gigante estadounidense Amazon durante la crisis del Coronavirus. Pero no a todos les va tan bien. Telefónica ha cerrado el segundo trimestre con una caída del 14,8% en los ingresos del grupo y del 50% en el beneficio.

La caída de los ingresos se debe al impacto en la actividad comercial por la crisis del Covid-19 y los tipos de cambio. Pese a todo, la compañía mantiene el dividendo de 2020 y reitera sus objetivos de crecimiento para los próximos dos años.

El recorte en el volumen de negocio hasta los 10.340 millones de euros ha estado marcado por los efectos negativos de la pandemia de Coronavirus en los países donde está presente, con un impacto estimado de 729 millones. A esto se suma los cambios de perímetro y los movimientos desfavorables de los tipos de cambio en Latinoamérica, con un impacto de 791 millones de euros.

Para hacer frente a la crisis, la compañía ha intentado reducir los costes 338 millones, y se ha beneficiado de un bajo nivel de abandono de clientes. Junto a esto también se han llevado a cabo menores inversiones en el despliegue de móvil y banda ancha de alta velocidad y menor actividad comercial y proyectos de empresas.

El presidente de la compañía, José María Álvarez-Pallete, ha resaltado que las medidas tomadas han permitido un crecimiento del flujo de caja operativo y del margen en sus cuatro mercados claves: España, Reino Unido, Alemania y Brasil. También reducir la deuda en 1.000 millones desde marzo hasta situarla en los 37.200 millones.

«Durante el segundo trimestre del año, marcado por la crisis del Covid-19, el comportamiento ha sido resistente, limitando el impacto en ingresos», ha dicho con carácter más general. Pese a que los números del primer trimestre fueron mejores, los resultados para todo el semestre completo siguen en rojo: 21.706 millones de euros de ingresos, un 10% menos, y 831 millones de euros de beneficios netos, un 53,5%.

El grupo se mantiene en una posición de liquidez de 23.600 millones, que se suman a los 4.000 millones de euros extra que se captaron para respaldar la fusión de O2 con Virgin Media en Reino Unido. 

En el primer semestre ha aprovechado el escenario de tipos bajos para refinanciar 9.000 millones de deuda extendiendo su vida media casi un año más. La empresa mantiene su dividendo del año 2020 y reiteran los objetivos de crecimiento comunicados a los accionistas para el año 2022. 

Pacto Digital

Por mercados, Brasil ha sido el que peores números ha registrado, con una caída de los ingresos, con una caída del 29,5% debido al impacto de las divisas. España ha recortado un 5,2% su volumen de negocio.

En el caso español, la operadora asegura que las restricciones a la actividad comercial en el momento más crítico de la pandemia ha pasado factura. El ingreso medio de los clientes de Fusión se ha reducido un 1,7% hasta los 91,3 euros por la suspensión de las competiciones futbolísticas o el cierre de los locales de ocio y por la mayor proporción de cliente de O2.

Al margen de las cifras del segundo trimestre, Telefónica ha presentado una propuesta para un Pacto Digital para establecer unas reglas del juego adaptadas a la nueva realidad post-Covid. En este pacto plantea el compromiso de que en 2025 la fibra óptica cubra el 100% de España.