La Rambla de Barcelona durante el toque de queda en octubre del 2020

El sufrimiento de las familias españolas que trabajan en Nissan: «Nos han dejado morir»

Más de 20.000 familias se verán afectadas por esta decisión

Este jueves por la mañana se ha hecho oficial la noticia que avanzaba la prensa japonesa hacía unos días. Nissan confirmaba el cierre de sus plantas en Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu en Barcelona.

Esta decisión afecta a 3000 trabajadores de las plantas, pero también repercute en 20.000 familias que se beneficiaban de la empresa, como es el caso de los trabajadores indirectos. La mayor parte de la plantilla reside en las zonas de Montcada, Santa Coloma, Cerdanyola o Ripollet.

Muchos se plantean dejar Cataluña

El medio 'El Español' se reunió con algunas de las familias más afectadas por este cierre, como es el caso de Susana y Alejandro. Ambos, según explica el citado medio, se conocieron en una manifestación contra los despidos de la empresa en 2008.

Tal y como relata 'El Español', la pareja depende completamente de sus lugares en la empresa, por la que hace más de una década que trabajan. «Si cierran, por ahora tenemos el paro. Pero si la situación se alarga mucho sí que deberíamos plantearnos medidas drásticas, como vender la casa e irnos de alquiler », afirma Susana.

«Nos han dejado morir. Teníamos adjudicados proyectos que funcionaban bien, pero ahora nos los quitan y se los llevan a Francia», lamenta Alejandro. «Nos planteamos la posibilidad de aceptar una movilidad dentro de la empresa y sería vivir en Ávila, por ejemplo, que allí tienen factoría». Esto supondría dejar la vivienda que comparten en el Hospital de Llobregat y empezar una nueva vida lejos de Cataluña.

Colau no sabía dónde estaba Nissan

Por su parte, y mientras Torra planea una reunión para abordar el cierre de Nissan, Alejandro afirma que Ada Colau ha mostrado poco interés por saber la situación de las fábricas de Barcelona: «No se nos ha hecho el caso que merecíamos. Ni mediático ni político. Imagínate: yo fui miembro del comité de la empresa durante un tiempo. Nos pusimos en contacto con ella para explicar la situación y ella no sabía ni dónde estaba Nissan, que es una fábrica que se encuentra en Barcelona, municipio donde ella gobierna. Este es el interés que han demostrado».

'El Español' también recoge el testimonio de Manuel Polo, quien comenzó en la empresa en los años 70. Hace dos años que está prejubilado, pero esto no le ha impedido unirse a sus compañeros en las manifestaciones contra el cierre. «Entré en la empresa en 1974, cuando aún no era Nissan sino Motor Ibérica. He vivido de todos los colores: el paro del 75, la huelga del 76, que duró cuatro meses y con toda la plantilla haciendo la serpiente por la fábrica...». Aunque sus experiencias, cree que esta será la crisis más dura que vivirá la empresa en Barcelona. «Las he visto todas, pero a la que peor pronóstico le veo es a la de ahora».

La jornada continúa con las manifestaciones de los trabajadores y la concentración ante las fábricas. Concretamente, durante esta mañana han bloqueado el acceso al parque logístico de la Zona Franca y han cortado la Ronda Litoral de Barcelona en ambos sentidos.