e

Espectacular hallazgo arqueológico inédito hasta ahora en las obras de un aeropuerto

Los huesos de los mamuts encontrados datarían de hace más de 30.000 años

Un equipo de investigadores mexicanos ha encontrado  uno de los mayores cementerios de mamut conocido hasta la fecha durante la construcción del Aeropuerto Internacional General Felipe Ángeles, a unos 73 kilómetros al norte de Ciudad de México.

Los obreros estaban realizando los  primeros trabajos para despejar el terreno y su sorpresa fue cuando comenzaron a desenterrar una serie de largos huesos de los que no se tenía conocimiento hasta el momento. Cuando los expertos llegaron hasta la zona, comenzaron las excavaciones para descubrir de qué se trataba y pronto tuvieron una respuesta: eran huesos de mamut y fueron capaces de encontrar 60 mamuts enterrados en esa zona.

Según explica Francisco Sánchez Navarro, coordinador de Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), los huesos de mamut datarían de unos 30.000 años. Los expertos consideran que no se trataría de un cementerio al uso, sino de una zona utilizada por la especie humana para cazar mamuts. Porque,  al tratarse de una zona rica en agua, es muy posible que existiesen terrenos embarrados en los que estos pesados animales se quedasen atrapados, facilitando así las labores de caza.

Según confirmó el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México a través de un comunicado,  junto a este cementerio de mamut también encontró el enterramiento de 15 humanos de tiempos prehispánicos. En este caso, se considera que vivieron entre el año 950 y 700 a. C., y los expertos creen que se trataban de granjeros por el tipo de utensilios que aparecieron junto a ellos, tales como ollas, cuencos o figuras de arcilla. La fertilidad de estas tierras explicaría la presencia de granjas en esta precisa zona.

Más información sobre los mamuts prehistóricos

Existía la duda de si estos animales acudían a estos pozos de manera voluntaria para refrescarse o era el ser humano quien los llevaba hasta allí a modo de emboscada, donde sería más fácil atraparlo. Las pruebas halladas en el caso del aeropuerto, podrían indicar que  ambas localizaciones representaban zonas de caza humana.

Un equipo de 30 arqueólogos y tres conservacionistas se encargarán de estudiar los restos de estos mamuts encontrados, con los que pueden encontrar una serie de valiosas pistas sobre la vida en el Pleistoceno. Gracias a estos restos, podrían conocerse detalles como qué comieron, si tenían algún tipo de problema de salud o, incluso, saber cuánto tiempo eran capaces de vivir. Será en los próximos meses cuando estén disponibles los resultados, un análisis de unos de los animales más espectaculares que nunca antes han pisado la Tierra.