Mano sosteniendo un móvil en un avión

El SMS que ha infectado decenas de miles de móviles en España

Las autoridades han alertado sobre una nueva estafa con la que los cibercriminales pueden acceder a todos nuestros datos

El constante auge de la tecnología nos ha ofrecido muchos beneficios en nuestro día a día, pero también ha supuesto un gran peligro y es que cada vez aparecen más estafas para obtener nuestros datos, acceder a nuestras cuentas bancarias y conseguir con gran facilidad nuestro dinero. 

Delitos que han incrementado considerablemente a consecuencia de la crisis sanitaria, ya que tras el estallido de la epidemia la mayoría de la población ha incrementado el uso de los aparatos electrónicos y ha alojado en ellos información muy valiosa para los cibercriminales. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Tan solo unos días después de que las autoridades nos alertaron sobre el peligro de la estafa 'Man in the middle', los hackers ya han creado un nuevo engaño con el que pueden obtener todos nuestros datos.

En esta ocasión los delincuentes han recurrido a un tipo de mensajería que aunque es muy poco utilizada está muy presente en los teléfonos móviles.

Con aplicaciones de mensajería instantánea y sin coste alguno como WhatsApp o Telegram, el SMS ha quedado en un segundo plano.

Pocos son los mensajes que recibimos a través de este apartado del móvil, quizás ofertas sobre las compañías telefónicas o avisos sobre paquetes, y este ha sido el detonante perfecto para conseguir una respuesta instantánea por parte del destinatario. 

FluBot, la nueva estafa de los cibercriminales

La nueva estafa que han creado los cibercriminales se llama FluBot y a través de ella pueden tener acceso a todos nuestros datos. Se trata de un engaño que ya ha conseguido hacerse con 11 millones de números en solo España, es decir, casi un 25% de la población del país.

Los hackers envían un SMS a nuestro teléfono móvil haciéndose pasar por una empresa de paquetería y nos mandan un enlace donde supuestamente puedes rastrear el pedido que tiene que llegar.

El link que viene adjunto con este mensaje nos redirige a una página falsa en la que tenemos que rellenar un formulario para la supuesta empresa, pero en realidad lo que hemos hecho es darle paso a un virus para que se adentre en nuestro dispositivo. 

Y el malware que ha entrado en nuestro teléfono móvil puede hacer literalmente de todo, ya que una vez ha conseguido el acceso a nuestros datos, obtener el resto de información es muy sencillo. 

Un virus que, además, es muy difícil de detectar, porque aunque esté dentro de nuestro teléfono, el dispositivo sigue funcionando correctamente y no se dan problemas de rendimiento aparente.

Sin embargo, los ciberdelincuentes están entrando en todas las cuentas que tenemos registradas en el móvil y pueden controlarlas a su antojo.

Así, los hackers pueden tener acceso a nuestras contraseñas, a nuestros datos bancarios e incluso a nuestra ubicación gracias a la localización por GPS. 

¿Cómo evitar la estafa?

Esta nueva estafa ya ha afectado a más de 60.000 móviles solo en España y ha robado todo tipo de información de ellos, incluidos otros números de teléfono para seguir implantado el virus.

Por este motivo, las autoridades han querido alertar del peligro del FluBot y han dado una serie de recomendaciones básicas para no caer en este tipo de trampas. 

En primer lugar, han señalado la importancia de no responder a aquellos mensajes de texto que proceden de personas desconocidas. También han destacado que no debemos instalar aquellas aplicaciones que recibamos.

Además, las autoridades han señalado que antes de abrir cualquier SMS que parezca sospechoso, debemos verificar su autenticidad por canales oficiales o recurriendo a la empresa que supuestamente lo ha enviado. 

Finalmente, han alertado que no debemos pulsar sobre ningún enlace que venga adjunto con el mensaje ni facilitar la información personal que se solicite sin antes habernos asegurado de que no es una estafa.