Un avión de British Airways en el aeropuerto de Estambul

Se graba embarazada con sus 2 hijos en un avión y acaban todos falleciendo

Fue la última vez que sus familiares los vieron con vida

El pasado mes de enero un trágico accidente aéreo tuvo lugar en el Mar de Java sesgando la vida de todos los viajeros del avión. Rathi Windania, una mujer joven que viajaba junto a sus hijos, grabó con su móvil un vídeo para su familia sin sospechar que esa sería la última vez que sus familiares los verían con vida.

Rathi estaba embarazada y se dirigía junto a sus dos hijos pequeños desde el Aeropuerto Internacional Sukarno-Hatta hasta la ciudad de Pontianak en Borneo. Felices y sonrientes, la joven se grabó en vídeo junto a los pequeños para enviarlo a sus familiares. Desgraciadamente, esa sería la última vez que escucharían sus voces y sus risas.

Las últimas imágenes de Rathi Windania

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

El Boeing 737-524 esperaba en el Aeropuerto Internacional Sukarno-Hatta a los pasajeros que viajaban con destino Pontianak. Entre ellos se encontraba la joven Rathi Windania embarazada de  su tercer hijo en compañía de sus otros dos pequeños. Se trataba de un momento especial para la familia que decidió grabar un vídeo de despedida. Imágenes donde los pequeños saludan contentos a la cámara mientras se despiden en el aeropuerto.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Una vez subidos en el avión, Rathi publicó una foto donde se la puede ver sentada junto a sus dos hijos pequeños ilusionados por el viaje que está a punto de comenzar. Nada hacía pensar que esa sería la última foto de los tres juntos.

El avión se estrella en el Mar de Java

El vuelo de la aerolínea Sriwajaya jamás llegó a su destino. A los pocos minutos de su despegue, el avión se precipitó al Mar de Java donde el impacto fue inevitable. Como consecuencia no hubo ningún superviviente.

Nada más conocerse la trágica noticia, el hermano de Rathi acudió al aeropuerto para informarse sobre lo ocurrido pues, aparte de su hermana, también viajaban otros miembros de la familia entre los que se encontraban sus padres. En menos de un minuto, el avión cayó de una altura de más de 10 mil metros y en su descenso se escucharon varias explosiones que contribuyeron a la destrucción total de la aeronave.

Días después, los rescatistas pudieron acceder a las víctimas entre las que había un total de diez niños. Ningún superviviente. También consiguieron acceder a las cajas negras del avión que ayudarán a saber qué provocó el accidente. Por el momento, los familiares están dispuestos a luchar para conseguir justicia por las víctimas mortales.

Problemas en el motor

Un mes después del trágico accidente, ya se conoce algo más sobre las causas que lo provocaron. Según las autoridades de Indonesia, un fallo en la palanca de aceleración del motor podría haber causado el desplome de la aeronave.

«La (palanca de aceleración) izquierda retrocedía demasiado, mientras que la derecha no se movía o parecía atascada. No sabemos cuál de las dos funcionaba mal» ha explicado el director del comité de aviación, Nurcahyo Utomo. El avión tenía casi 27 años de servicio y pocos días antes los pilotos ya alertaron sobre el mal funcionamiento del acelerador automático y este fue reparado. El avión despegó bien, pero al alcanzar los 8.150 pies de altura comenzaron los problemas con la palanca de aceleración. Llegados a los 10.900 el avión cayó en picado.

Todavía falta por recuperar la caja negra que contiene las conversaciones de los pilotos para saber por qué no se pudo controlar la aeronave y conocer la razón del cambio que se produzco de dirección hacia la izquierda en el momento justo de la caída en picado.

En el avión viajaban un total de 50 personas, entre ellos tres bebés, siete niños y doce tripulantes. Familias que, como la de Rathi Windania, han quedado completamente desoladas y rotas.