Nichos de un cementerio con flores

Acaba con la vida de su tío, su sobrina y una vecina y cocina su corazón con patatas

El detenido podría sufrir algún tipo de trastorno mental o haber actuado bajo los efectos de las drogas

Los vecinos del estado de Oklahoma (EE.UU) continúan en shock tras el brutal triple asesinato ocurrido en una localidad de la zona.

Lawrence Paul Anderson, un hombre de 42 años de edad, ha sido detenido después de ser acusado de tres asesinatos en primer grado y de canibalismo al intentar comerse el corazón de una de sus víctimas con patatas.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

El supuesto agresor habría acabado con la vida de una vecina, su tío y su sobrina en cuestión de pocas horas, enfrentándose ahora a un juicio que con toda probabilidad acabará en condena para el acusado.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

El triple asesinato de un hombre de 42 años que también practicó canibalismo

El terrible suceso ocurrió el pasado 9 de febrero en Chickasha, una localidad situada muy cerca de Oklahoma City.

El único sospechoso del triple asesinato es Lawrence Paul Anderson, quién habría acudido en primer lugar a casa de su vecina Andrea Lynn Blankenship, de 41 años, para acabar con su vida de una forma brutal y macabra.

Dentro de la vivienda habría cometido el espeluznante asesinato y posterior mutilación, dado que el supuesto delincuente habría mutilado a su víctima tras extraerle el corazón.

Según ha informado el periódico 'The Oklahoman', Lawrence Paul Anderson, le habría arrancado el órgano a su vecina para cocinarlo y dárselo de comer a su familia: su tío, su tía y la hija de ambos, que en ese momento estaba de visita.

Así, tras mutilar a su vecina, el detenido se trasladó con el corazón de su víctima al domicilio que compartía con su familia, situado a escasos metros de la vivienda de Andrea Lynn.

El sospechoso habría cocinado el corazón de su vecina para servírselo a su familia

Una vez allí, el sospechoso no dudó en preparar el corazón de su vecina al «horno con patatas» y servírselo en bandeja a su familia en la mesa, a los que insistió para que se lo comieran argumentado que era la única forma de «liberar a los demonios», ha relatado el propio detenido durante su comparecencia ante el juez.

Sin embargo, como cabía esperar, los tíos del acusado se negaron a comer el escalofriante plato que habría preparado su sobrino. Una decisión que acabó desatando la ira del detenido, que habría cogido un cuchillo para apuñar a toda su familia allí presente.

El ensañamiento de Lawrence Paul Anderson con su familia acabaría matando a su tío en cuestión de minutos e hiriendo de gravedad a su tía y a la hija de ambos, una niña menor de edad que acabaría falleciendo durante el traslado en ambulancia al hospital.

Los cargos a los que se enfrenta el autor del triple asesinato de Oklahoma

El detenido ha comparecido ayer miércoles ante un tribunal en Chickasa, Oklahoma (EE UU) cuando han pasado ya más de dos semanas desde el terrible suceso y su posterior detención.

El hombre, de 42 años, se enfrenta a tres cargos de asesinato en primer grado, un cargo de agresión con un arma mortal por herir a su sobrina y un cargo de asalto y mutilación por acceder a casa de su vecina y extraerle el corazón para cocinarlo.

Durante el juicio, el acusado pidió entre lágrimas al juez que no le deje en libertad bajo fianza. «Oh dios», exclamó al ver un vídeo con las evidencias del caso.

Los investigadores están tratando de determinar si el sospechoso se encontraba bajo los efectos de las drogas o si padece algún tipo de trastorno mental que le llevó a cometer un crimen tan atroz, ya que podría padecer bipolaridad.

Anderson había sido condenado en 2017 a 20 años de prisión por posesión de estupefacientes y armas, pero en enero fue liberado después de que el gobernador conmutara su pena por recomendación de las autoridades carcelarias.