Una terraza de un bar ocupada solo por dos personas

Sanidad aprueba definitivamente las nuevas normas para cerrar bares y restaurantes

Se ha consensuado un documento con las comunidades autónomas

A mediados de semana ya se hablaba de la posibilidad de que Sanidad y las comunidades autónomas estaban trabajando sobre un nuevo documento para establecer criterios comunes sobre los cierres en la restauración. En las últimas horas se ha estado debatiendo en la Comisión de Salud Pública, donde están representadas todos los gobiernos autonómicos y el ministerio, donde finalmente se ha acabado aprobando el documento que recoge, entre otras medidas, el cierre del interior de la restauración en aquellas comunidades en nivel de alerta alto o muy alto, es decir, con una incidencia superior a 150 y otros indicadores elevados.

Se ha producido una actualización del documento de 'Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID-19', conocido como 'semáforo COVID-19'. Este, que no se revisaba desde el pasado 22 de octubre de 2020, estable cuatro niveles de alerta con diferentes medidas de actuación. Tiene en cuenta la incidencia acumulada a 7 y 14 días por 100.000 habitantes, pero también la positividad de las pruebas diagnósticas o el porcentaje de ocupación de camas hospitalarias y de cuidados intensivos.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Ahora mismo son 3 las comunidades que cumplen con todos los indicadores, Madrid, Cataluña, País Vasco, Navarra y Asturias, que se suman a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Todas ellas están en estos momentos en nivel alto de riesgo, así que se debería cumplir la recomendación de cerrar el interior de los bares para frenar los contagios. Siguiendo esta nueva recomendación, el resto de comunidades salvo Extremadura deberían tener el interior de bares y restaurantes a un aforo del 50%. 

Como quedan las terrazas y otras medidas 

Este documento también regula como queda la restauración en exteriores. Por un lado, la recomendación es que no haya límites de aforo cuando hay una comunidad que esté en nivel bajo, con una incidencia inferior a 50. Este pasa a un 75% de aforo en los niveles medio y alto y un 50 por ciento en el de riesgo extremo, con una incidencia por encima de 250 que ahora mismo solo se cumple en Melilla.

Eso sí, el texto, explican fuentes de Sanidad, pone claramente unas instrucciones claras para definir que se entiende por terraza. Se recuerda que tienen que tener como mucho dos lados cerrados para que sean consideradas exteriores, para que así se pueda «garantizar que la ventilación es permanente».

Otra de las medidas que se establecen es el límite en los encuentros sociales en los más altos niveles de riesgo. En el nivel de riesgo alto, se establece un máximo de seis personas en reuniones sociales y de cuatro cuando el riesgo es extremo. Aunque hay que recordar que en Semana Santa, estas serán de 6 en exteriores y de 4 en interiores, estando prohibidas las reuniones de no convivientes en domicilios particulares. 

Sobre el cierre del interior de la restauración, se ha querido aprobar la que era una de las reclamaciones de muchos científicos. Y es que han venido alertando de la necesidad de controlar los contagios por aerosoles que se producen en interiores. «En los niveles de alerta muy altos el cierre de interiores de la restauración es importante debido a la importancia de la transmisión en los lugares cerrados, donde el número de personas que se relacionan tienen un riesgo alto de transmisión. Cada vez se da más importancia a la transmisión por aerosoles, esa ha sido una de las claves para ser más estrictos con los interiores», apuntan estas fuentes.

Además se recuerda que en estas recomendaciones para medidas restrictivas, se ha de tener en cuenta «no solo los indicadores sino también la tendencia» de cada comunidad. Hay que observar que si su crecimiento es exponencial se podrían aplicar estos consejos aunque la ocupación en hospitales, por ejemplo, no se haya disparado aún.