Dependienta en una tienda de ropa desinfectando los productos

Mucho cuidado: Sanidad advierte del peligro de una nueva forma de desinfectar

Industria y Sanidad elaboran una guía con recomendaciones para el uso de un producto de desinfección muy concreto

La obsesión por desinfectar el entorno y las superficies a raíz de la emergencia sanitaria del Coronavirus ya han causado más de un disgusto. Si durante el pico de la pandemia saltaron todas las alarmas por el peligro de combinar algunos productos, ahora Sanidad ha emitido un comunicado sobre el riesgo de una nueva forma de desinfectar.

El ministerio de Sanidad advierte sobre el uso de productos que utilizan radiaciones ultravioleta C para la desinfección del nuevo coronavirus en el aire o en superficies. Estos pueden causar daños oculares, en la piel o irritación de las vías respiratorias.

El departamento que dirige Salvador Illa también ha informado de que la evidencia científica disponible hasta la fecha sugiere que, aunque estos productos pueden reducir la presencia de virus en una superficie, se desconoce si la disminución es suficiente para lograr una desinfección óptima.

En su comunicado, Salud alerta de que estos productos «implican riesgos para la salud». Por eso recomienda utilizarlos de forma controlada y que siempre se lleve a cabo esta tarea por profesionales cualificados. Estos deben tener una formación para esa tarea, e ir equipados de forma adecuada para minimizar el riesgo de exposición.

Por su parte, la Comisión Internacional de la Iluminación notifica que el uso de la radiación ultravioleta germicida es una intervención ambiental que puede reducir la propagación por contacto y la transmisión a través del aire. Sin embargo, advierte de que un uso inadecuado puede provocar problemas para la salud y la seguridad de las personas. 

Por ello, el ministerio de Sanidad desaconseja el uso de estos productos en los hogares y «nunca utilizarlos para desinfectarse la piel» a menos que esté clínicamente justificado. También ha recordado que los equipos y productos que utilizan este tipo de radiación se comercializan desde hace un cierto tiempo.

Guía de seguridad

Hasta ahora no se ha detectado una demanda para establecer un uso seguro y eficaz. Con el objetivo de establecer unos requisitos mínimos de seguridad, varias asociaciones con el ministerio de Industria, Turismo y Comercio y el ministerio de Sanidad, han elaborado una guía de seguridad para el uso de aparatos UV-C para desinfección de aire y superficies.

Sanidad dice que «dado que la radicación UV ha sido identificada como potencialmente cancerígena, deben adoptarse medidas de protección para reducir el riesgo». Las fuentes de rayos ultravioleta que se fijan en conductos de recirculación de aire o para la desinfección del agua no deben suponer un riesgo de exposición para las personas, puntualiza.

Según las indicaciones, cuando se trabaja en una zona de irradiación UV, los trabajadores deben llevar equipo de protección personal tal como ropa industrial (por ejemplo, telas pesadas) y una pantalla facial industrial (por ejemplo, caretas). Los respiradores de cara completa y la protección de las manos con guantes desechables también son importantes.

El ministerio advierte de que las radiaciones UV-C no se pueden aplicar en presencia de las personas, ni en los hogares, y recuerda que la medida más eficaz para prevenir infecciones son el lavado de manos, las mascarillas, la distancia social, la limpieza con detergentes y desinfectantes, y la aplicación de biocidas autorizados por Sanidad.