Profesional sanitario vestido con el equipo de protección individual durante el Coronavirus

El sorprendente hallazgo en España que cambia todo lo que se pensaba del origen del Coronavirus

El descubrimiento en las aguas residuales de Barcelona demuestra que el virus circulaba mucho antes de su aparición en China

A pesar de los intentos del régimen chino para echar el muerto a los Estados Unidos, la teoría que se ha acabado aceptando es que el virus apareció en diciembre de 2019 en el entorno de un mercado de animales en Wuhan, China. Ahora, el sorprendente hallazgo en las aguas residuales de Barcelona pone en cuestión todo lo que se daba por cierto.

La cronología aceptada hasta ahora habla de la aparición del primer foco en Wuhan, China, a principios de diciembre, y su aparición en Europa, en Francia, a finales de enero de 2020. Los investigadores de la Universidad de Barcelona, en colaboración con Aguas de Barcelona, han descubierto restos del SARS-CoV-2 en muestras de aguas residuales del 12 de marzo de 2019.

Los resultados, enviados a una revista científica de gran impacto y publicados en el repositorio medRxiv, demuestran que la infección estaba presente mucho antes de que tuviera constancia de cualquier caso de Covid-19 en el mundo.

El estudio del Grupo de Virus Entéricos de la UB, dirigido por Gemma Chavarría-Miró, forma parte del proyecto de vigilancia del nuevo Coronavirus. El objetivo es detectar el virus en aguas residuales para facilitar la adopción de medidas inmediatas ante futuras olas de Covid-19.

La sorpresa saltó cuando los investigadores analizaron muestras congeladas de los meses anteriores al inicio del muestreo sistemático. Dicho análisis reveló la aparición creciente de genomas SARS-CoV-2 entre principios de enero y principios de marzo de 2020, lo que adelanta la cronología de la llegada del coronavirus a España.

Según los resultados, el Coronavirus ya circulaba en España el 15 de enero, 41 días antes de la declaración del primer caso de Covid-19 el 25 de febrero. A los infectados se les podría haber asignado erróneamente un diagnóstico de gripe en la atención primaria, contribuyendo a la transmisión comunitaria antes de que se tomaran las medidas de salud pública. 

Hallazgos en Milán y Turín

Esto revela la importancia de la vigilancia en aguas residuales, ya que podría haber detectado el virus con un mes de anticipación y haber evitado la transmisión masiva. Pero las sorpresas para los investigadores no acabarían ahí.

Los resultados obtenidos les animaron a analizar muestras congeladas entre enero de 2018 y diciembre de 2019. Para mayor sorpresa, había genomas del nuevo Coronavirus en marzo de 2019, mucho antes de la notificación de cualquier caso de Covid-19 en todo el mundo. 

Según los investigadores, todas las muestras dieron negativo excepto la del 12 de marzo de 2019, donde había restos muy pequeños pero que claramente dieron positivo por PCR. Albert Bosch, coordinador del trabajo, explica que «Barcelona recibe muchos visitantes por motivos turísticos o profesionales y es más probable que algo similar se haya dado en otros lugares.

El hallazgo en Barcelona se suma a los de Milán y Turín, donde se han hallado muestras de coronavirus mucho antes de que la pandemia llegase a Europa. En concreto, las muestras tomadas en los purificadores de centros urbanos del norte de Italia confirman que el virus ya circulaba entre la población en diciembre de 2019.