Imagen de archivo de dos personas jugando una partida de cartas

Se salta el aislamiento teniendo covid y va a jugar a cartas a su asociación de vecinos

Ha pasado en un pueblo de Extremadura

Un operativo policial conjunto en la ciudad de Badajoz ha localizado, gracias a las denuncias de los vecinos, a una persona positiva en Covid-19 que no estaba guardando el confinamiento y que, además, jugaba una partidas de cartas en una asociación de vecinos.

Así lo ha señalado el alcalde de la capital pacense, Francisco Javier Fragoso, este martes en una rueda de prensa telemática en la que, acompañado de la concejala delegada de Policía Local, ha valorado la evolución de la Covid-19 durante el pasado puente de Todos los Santos desde el punto de vista de las medidas de contención para evitar su propagación, y ha aportado datos de denuncias en el contexto del nuevo estado de alarma.

En su intervención, Fragoso se ha referido al caso de que, en un operativo policial conjunto y gracias a las denuncias de los vecinos, se ha podido localizar a una persona positiva que no estaba guardando el confinamiento y que, además, estaba cometiendo la «irresponsabilidad» de jugar partidas de cartas en una asociación de vecinos de la ciudad que no ha identificado y que los bomberos han procedido a desinfectar.

Con ello, «ha puesto en peligro» a seis personas más, incumpliendo además la normativa del máximo número de personas no convivientes que pueden estar juntas y que eran de avanzada edad «con lo cual es todavía más irresponsabilidad», mientras que al hijo de dicha persona, que tenía obligación de confinarse por ser contacto estrecho con un positivo, lo han tenido que llevar a su domicilio, y se ha tramitado la denuncia advirtiéndole que puede ser constitutivo de un delito contra la salud pública.

Botellón con unas 15 personas en la calle

Además, el alcalde se ha referido a un botellón que se celebró en la calle El Almendro en la capital pacense, donde «por lo menos» había en torno a 15 personas consumiendo en la vía pública, de los que se identificó y denunció a siete dado que el resto «se dispersaron corriendo y en aquel momento no fue posible identificarlo», aunque se sigue con las labores de identificación a través de aquellos que sí han sido denunciados.

Al respecto, ha apuntado que los siete denunciados eran menores de edad y que la «gran mayoría» de denunciados por consumo en vía pública también lo son, ante lo cual ha apelado a la responsabilidad como padres para ser «capaces de transmitir a nuestros hijos el peligro de la enfermedad» y de actitudes como ésta «más allá de la multa». También ha lamentado que, «en algún caso» cuando se ha llamado a los progenitores, la respuesta no ha sido «adecuada».