Un médico con mascarilla y traje de protección

El sitio más seguro de España contra el coronavirus: Ya es casi imposible contagiarse

Las residencias de mayores han completado al 97% su proceso de vacunación

La campaña de vacunación avanza en España y ya está al borde de ser completada en las residencias de gente mayor, el primer lugar donde se empezaron a administrar para proteger al colectivo más afectado por la pandemia: los residentes. 

Según los datos que maneja la Federación Empresarial de Dependencia (FED), todas las comunidades autónomas han vacunado ya con la pauta completa de dos dosis al 97% de sus residentes y del personal que trabaja en estos centros, lo que los convierte, ahora mismo, en los lugares más seguros del país para no contagiarse. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La FED cree que el proceso está al borde de terminar en estos centros, e incluso se ha empezado ya a vacunar a personas mayores que entraron a las residencias después del inicio de la vacunación. Si todavía no se ha completado esta fase es porque en algunas residencias se han producido algunos brotes después de la administración de la primera dosis, por lo que se recomienda, por razones médicas, esperar antes de administrar la segunda. 

Desde la Federación adelantan que «el cierre de la campaña de vacunación convertirá a las residencias en los espacios más seguros del país frente a la Covid-19 y abre una puerta a la esperanza para un sector que ha sido uno de los más golpeados por la pandemia».

Los datos de la FED encajan con los datos que ha ido presentando el Ministerio de Sanidad durante los últimos días. El mismo lunes, Fernando Simón adelantó que por primera vez en toda la pandemia, la incidencia del Covid-19 en mayores de 65 años residentes en centros sociosanitarios era menor que la incidencia de la población mayor de 65 años de fuera de estos centros, lo que da muchas esperanzas sobre la eficacia de las vacunas y el papel que van a jugar en los próximos meses en una supuesta vuelta a la normalidad. 

Concretamente, según recoge la FED, en las últimas semanas se ha detectado un descenso de más del 50% en los casos de Covid-19 registrado en las residencias de mayores de toda España. 

La desescalada en las residencias llegará pronto

La noticia es muy buen recibida por el colectivo de las residencias, ya que desde que empezó la pandemia, habían sido el lugar con el mayor número de contagios y muertes, especialmente durante la primera ola, ya que estos centros no estaban preparados para atender a las personas que se contagiaban y los hospitales de algunas comunidades no podían atenderles debido a la saturación del sistema sanitario. 

Estos datos traen, además, una buena noticia que los residentes de estos centros llevan casi un año esperando: Podrán salir de las residencias tras 12 meses de confinamiento forzoso. 

En algunas comunidades, la caída de los casos notificados en las residencias al mismo tiempo que se culmina el proceso de vacunación ha propiciado que las autoridades empiecen a abrir la mano de las restricciones, ya que estos centros han estado sometidos a fuertes restricciones, especialmente para recibir visitas o permitir a los ancianos salir. 

Para que nos hagamos una idea, los brotes detectados en residencias de mayores en el pico de la tercera ola, el pasado 22 de enero, representaban el 17,88% del total. En aquel momento hacía un mes que se había empezado a vacunar, y eran pocos los que ya tenían la segunda dosis de la vacuna

El 12 de febrero, 3 semanas después, la incidencia en estos centros había descendido tanto que los brotes detectados ya solo representaban el 7,51% del total. Los datos, sin duda, son muy esperanzadores, y ahora se espera que las comunidades autónomas empiecen a relajar algunas de las restricciones, que para muchos familiares han convertido las residencias en una especie de 'búnker' del que los ancianos tienen muy difícil salir.

Esto no significará que, de repente, en estos centros ya no haya medidas de seguridad. Se seguirán implementando muchas de las medidas, pero habrá más libertad para permitir visitas del exterior o que los mismos ancianos salgan, pero se seguirán haciendo tests y se tomarán todas las medidas necesarias cuando haya contacto con terceras personas, ya que el grueso de la población no está vacunada.