Imatge detall de dos persones majors agafant-se les mans

Caos en una residencia española por un brote de Covid: 'No se si mi madre está muerta'

Los familiares están preocupados tras las dos muertes que se han producido

Tras los primeros rebrotes centrados básicamente en ambientes familiares o el ocio nocturno, las residencias vuelven a ser una preocupación. Son ya varias en las que se han detectado nuevamente nuevos brotes, uno de los más importantes en la El Zapillo, en Almería capital.. 

En esta la situación comienza ser alarmante. Tras el positivo de dos nuevos trabajadores, el número de contagiados entre estos y residentes llegaba ya 69. Es por eso que muchos familiares empiezan a temer por sus seres queridos, como es el caso de Pepe Morales. 

Hijo de una de las residentes, se quejaba públicamente del silencio que está manteniendo la residencia respecto al estado de salud de los mayores que viven en ella. «Quiero saber como está, si mi madre está viva o muerta», explicaba al programa de Telecinco 'Ya es mediodía'.

Según parece al conocer que ya había habido un primer fallecido intentó preguntar si podía ser ella quién había perdido la vida. «Es una mujer muy mayor, de 92 años», decía, dejando claro que es «lo que más quiero en esta vida». 

Por eso la rabia que reconocía sentir, y que ha dejado estupefactos a los colaboradores del programa, al explicar la respuesta a su llamada. Una de las trabajadoras de la residencia le confirmaba que al no ser un responsable médico no le podía dar ninguna información sobre los fallecidos. 

Dos fallecidos en El Zapillo 

Una segunda usuaria de la residencia de ancianos El Zapillo murió este domingo en el propio centro tras dar positivo en las pruebas por COVID-19. Así lo indicaron fuentes de la Junta de Andalucía

Esta residente ya se encontraba en cuidados paliativos, debido a patologías previas de carácter grave, meses antes de dar positivo. Otra mujer 96 años había perdido la vida este sábado en el Hospital Universitario Torrecárdenas de Almería.

Este sábado había ingresadas dos personas procedentes de esta residencia en dicho centro hospitalario a causa de la COVID-19, si bien ya no queda ningún usuario de en el hospital.

La residencia cuenta con 122 plazas públicas para la atención de personas mayores con algún grado de dependencia. El Servicio Andaluz de Salud, a petición de la Dirección General de Cuidados Sociosanitarios, procedió a la medicalización del centro.