Varias personas bebiendo cerveza en una mesa de un bar en Barcelona en diciembre del 2020

Un país de Europa adelanta qué podría pasar en verano: Se desata la euforia en la calle

Los ciudadanos británicos llevaban tres meses con la hostelería, las tiendas y el ocio cerrado

Si hay un país de Europa que se ha puesto la vacunación por bandera y se ha propuesto tener a su población inmunizada lo antes posible, es el Reino Unido.

A diferencia de la mayoría de países europeos, que decidieron mantener las ventanas de tiempo entre la primera y la segunda dosis —de unas dos semanas en el caso de Pfizer y Moderna, y de 12 para AstraZeneca—, en Reino Unido decidieron alargar el tiempo entre dosis para poder vacunar a más gente aunque solo fuese con una. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Los resultados parecen que les están funcionando muy bien, ya que con casi el 50% de su población habiendo recibido al menos una de las dos dosis necesarias —cabe destacar que en Reino Unido el grueso de la vacunación se lo ha llevado AstraZeneca—, los casos diarios llevan semanas, incluso meses, bajando.

Ante estos datos, las autoridades británicas han decidido dar marcha atrás con algunas restricciones después de varios confinamientos duros durante el invierno, dando un poco de aire a los ciudadanos. 

Uno de los sectores que se vio más perjudicado por los cierres fue el del ocio, concretamente el ocio nocturno y los conocidísimos 'pubs' ingleses, que se vieron obligados a cerrar sus puertas hace meses para evitar la propagación del virus. Pero eso ya forma parte del pasado, porque este lunes, 12 de abril, el sector volvió a reabrir y la población respondió. 

Reabren tiendas, ocio y hostelería

Los pubs abrieron a medianoche, con largas colas y prácticamente con todas sus mesas ocupadas de ingleses con ganas de beberse una pinta, o varias, tras meses de confinamiento. Los propietarios de estos locales no sabían si la gente iba a responder, como alguno de ellos contó para la BBC, pero la sociedad respondió: «No sabíamos si iba a funcionar, si iba a venir alguien. Era medianoche, hacía un frío gélido, pero todo el mundo ha venido y no hay una mesa libre».

Aun así, solo los más valientes decidieron abrir, ya que muchos locales decidieron esperar unas horas más y abrir durante el día de hoy, con un clima algo más favorable. Hay que recordar que aunque estos locales pueden volver a abrir, deben seguir respetando las medidas sanitarias, por lo que hay que cumplir los aforos incluso en exteriores, y a algunos no les sale rentable abrir en esas condiciones. 

El 17 de mayo es la fecha fijada por el gobierno de Boris Johnson para reabrir también el interior de los bares, y será entonces cuando la mayoría de pubs, bares y restaurantes del Reino Unido subirán la persiana definitivamente.

Además del sector del ocio y la restauración, otros ámbitos también han visto levantadas sus restricciones y han iniciado una tímida vuelta a la normalidad que marca el camino que seguirá el resto de Europa, incluida España, cuando la vacunación alcance índices similares a los del Reino Unido.

Según cuentan medios locales, las tiendas de ropa vuelven a estar hasta arriba de gente, con largas colas en el exterior de gente esperando su turno para entrar. Hay que recordar que en el Reino Unido las tiendas llevan tres meses cerradas, igual que el ocio y la restauración, por lo que la sociedad tiene muchas ganas de volver a hacer vida normal.

Ante la euforia de los ingleses por la reapertura, el primer ministro, Boris Johnson, hizo un llamamiento a los ciudadanos para actuar «de manera responsable», porque aunque un 50% de población haya recibido una vacuna, todavía hay otro 50% que no lo ha hecho, y además, los que sí han recibido la vacuna, solamente han recibido una dosis, por lo que la inmunización no se ha completado.

Las autoridades son conscientes de las ganas de la sociedad de volver a salir de casa y hacer vida, pero piden prudencia para evitar un repunte de contagios que obligue a decretar otro nuevo confinamiento.