ÚLTIMA HORA

Pedro Sánchez abandona rueda de prensa por amenza militar
Manuela Carmena y Pablo Iglesias, en una reunión (10/07/2015).

El recado de Manuela Carmena a Pablo Iglesias: «Era consciente de que se equivocaba»

La exalcaldesa de Madrid ha analizado el resultado de Unidas Podemos y la dimisión de Iglesias

Las elecciones en la Comunidad de Madrid, celebradas el martes, continúan marcando de forma muy clara la actualidad política en nuestro país. La victoria aplastante de Isabel Díaz Ayuso, que dio 65 escaños al PP; el fracaso del PSOE, con los peores resultados de su historia en la región situándose como tercera fuerza con 24 escaños, los mismos que Más Madrid, que fue segunda; la desaparición de Ciudadanos y el papel residual de Unidas Podemos son algunos de los titulares que nos dejaba la contienda electoral del 4 de mayo, a la que sin duda sobrevino una 'bomba' política de primer orden.

La dimisión de Pablo Iglesias, una de las noticias de la noche electoral y del año en Madrid

Nos referimos a la dimisión de Pablo Iglesias. Fruto de su deficitario resultado electoral, el 'alma mater' de Unidas Podemos presentó su dimisión y anunció que abandona la política activa. Ciertamente, Iglesias logró que Unidas Podemos subiera: su partido pasó de 7 a 10 escaños en la Asamblea de Madrid. Pero no es menos cierto que su objetivo electoral, el motivo por el que dejó la vicepresidencia segunda del Gobierno y se fue a liderar la candidatura en la Asamblea, quedó muy lejos de su alcance. Iglesias se proponía liderar el bloque progresista y barrar el paso a Isabel Díaz Ayuso, pero quedó muy lejos de Más Madrid y del PSOE y la suma holgada de la derecha le condenaba a un lugar de tercer plano en el Parlamento madrileño. Ante tal panorama, prefirió irse.

Desde su anuncio, al filo de la medianoche del pasado martes, han sido muchas las reacciones al abandono de la política por parte de Pablo Iglesias. De tono amable o desagradable, de personajes políticos y de figuras de otros ámbitos, muchas voces han dicho la suya sobre el adiós de Iglesias. Pero no ha sido hasta este jueves cuando hemos oído a uno de los personajes políticos más destacados del ámbito de la izquierda alternativa.

Manuela Carmena manda un 'recado' a Pablo Iglesias

Quien fue alcaldesa de Madrid entre 2015 y 2019, Manuela Carmena, se ha referido este jueves, 6 de mayo, al adiós del líder de Podemos. Carmena inició su andadura política con una plataforma próxima a Podemos, pero su frente común con Íñigo Errejón terminó por alejarla de las tesis de Iglesias. En cualquier caso, la exalcaldesa se ha referido este jueves a Iglesias y lo ha hecho mandándole un dardo envenenado. «Desde hacía algún tiempo se evidenciaba que no estaba haciendo la política que la sociedad exigía», ha manifestado Manuela Carmena sobre Pablo Iglesias, afeándole que en su última etapa en política estaba alejándose de lo que exigía la sociedad.

Carmena lo ha dicho en la televisión pública catalana, 'TV3', donde colabora habitualmente en el programa diario 'Planta Baixa'. «Él era consciente de que se estaba equivocando, de que se había equivocado desde hacía tiempo y de que iba en una ruta en la que era muy difícil volver atrás sin quedarse fuera», ha expresado la exalcaldesa de Madrid, contundente con los últimos movimientos de Pablo Iglesias.

«Es bastante interesante analizar qué paso con el 15-M y con el Podemos que dirigió Pablo Iglesias: hubo un momento en el que hubo una inflexión en la línea equivocada y fue la vinculación con Izquierda Unida. Un equipo nuevo se vinculaba con personas que estaban muy ancladas en un modelo antiguo y tradicional», ha asegurado Carmena, que cree, pues, que el acuerdo de Podemos con Izquierda Unida perjudicó su evolución. 

Más particularmente sobre Iglesias, la exalcaldesa de Madrid ha dejado muy claro que, en su opinión, Iglesias erró en el análisis sobre lo que le pedía la sociedad. «No es el tema del fascismo del que tenemos que hablar sino de cómo conseguir que la política signifique un acicate para mejorar la vida de todos», ha dicho. Finalmente, ha zanjado advirtiendo que «creo que él estaba incómodo en el Gobierno, se ha sentido incómodo en su labor de vicepresidente y ha tomado esta decisión porque de alguna manera es una forma de aceptar tácitamente una autocrítica sobre la manera en la que ha dirigido el partido que él mismo creó». Una solemne crítica sin tapujos, pues, a Pablo Iglesias.