Margarita del Val vestida de negro posando en un laboratorio

La propuesta de Margarita del Val para las comidas y cenas de Navidad

La viróloga del CSIC aconseja qué podemos hacer si nos queremos reunir con la familia

Margarita del Val, experta viróloga del CSIC, se mantiene firme en su decisión de aconsejar sobre la mejor manera de evitar los contagios en las fiestas navideñas. No hay comparecencia que realice donde del Val advierta a la población e intente concienciar sobre la importancia de seguir las recomendaciones y no bajar la guardia.

Esta vez la viróloga ha intervenido en el programa radiofónico 'Hora 14' para explicar que el invierno es una de las estaciones más delicadas en cuanto a enfermedades respiratorias y ahora más que nunca, es de vital importancia ser prudentes para evitar los contagios por Covid-19.

Mejor hacer comidas que cenas familiares

A tan solo una semana para la cena de Nochebuena, Margarita del Val ha propuesto que tan solo nos juntemos las familias convivientes y salgamos a pasear al aire libre con el resto de familiares. La experta es consciente de que el invierno es la «etapa más dura» y puede provocar un aumento considerable de contagios.

«De nosotros depende que controlemos la situación ahora al igual que lo controlamos al final del otoño» opinaba en el programa de la cadena SER. Una opinión que coincide con la del presidente Pedro Sánchez donde dejó en nuestras manos frenar la propagación del virus. Una premisa que se lleva repitiendo desde el inicio de la pandemia.

Del Val pone sobre la mesa varias alternativas de cara a las celebraciones navideñas en el caso de que queramos reunirnos con la familia. Aconseja reducir al máximo los invitados y «quedar a pasear juntos al aire libre con mascarillas puestas y comer cada uno en su casa». Además, teniendo en cuenta que serán unas navidades muy distintas, propone «comer el día de Nochebuena en lugar de cenar, porque podemos ventilar mucho mejor a mediodía que por la noche».

Respecto a las comidas, la viróloga señala que «no se debe intercambiar platos y ventilar cada 15 minutos». Está demostrado que los lugares cerrados son el escenario perfecto para contagiarnos, de ahí que los expertos aconsejen evitar los bares, pues son sitios ruidosos donde se tiende a levantar la voz para hablar y se dan cita personas de diferentes hogares, lo que supone un riesgo altísimo de contagio.

Si resulta imposible cambiar las cenas por comidas, es muy importante que tengamos en cuenta que «cuantas menos personas nos juntemos a lo largo de todas las Navidades, mejor». «Si comemos el día de Nochebuena con los suegros, en plena Navidad con los padres y el día de Nochevieja con los amigos, estamos comiendo con un montón de gente, aunque no sean todos a la vez, a los que podremos contagiar o que nos pueden contagiar a nosotros» explica.

No se puede bajar la guardia ni rebajar las restricciones

Teniendo en cuenta la delicada situación que se plantea de cara a Navidad y con el creciente aumento de contagios que se han registrado en los últimos días, la viróloga del CSIC advierte de que no es momento de flexibilizar las medidas. Un relajamiento podría tener graves consecuencias.

«Hay más movilidad de las personas, hay más contacto, y se lanza el mensaje de que la situación es segura, y entonces todos nos relajamos un poco, y eso es un problema» advierte ante lo que podría ocurrir si se relajan las medidas.

Al ser preguntada sobre el alivio que podría suponer la llegada de la vacuna contra el Covid-19,Margarita del Val se ha mostrado prudente y ha señalado que, aunque se comience la vacunación, tendremos que seguir con algunas restricciones: «No pensemos que las restricciones van a acabar con la llegada de vacuna, eso solo será cuando esté muy avanzada la vacunación, porque por ahora no sabemos si la vacuna protege de la infección, si protege a los asintomáticos, si protege de la mortalidad, no solo de los síntomas graves...».