Imagen de una calle de Córdoba

Crisis en España: La dramática previsión del paro que supera los peores presagios

Las nuevas estimaciones del Banco de España anuncian más sufrimiento para empresas y familias del que se esperaba

A pesar del buen avance de las medidas de desescalada y el optimismo abierto en algunos frentes sobre la evolución de la epidemia, los pronósticos sobre el futuro de la economía, lejos de mejorar, empeoran cada día más, como lo demuestra la actualización de las estimaciones del Banco de España que arroja una trágica previsión del paro.

En el escenario más adverso de los que dibuja la institución financiera, habrá una caída del PIB del 15,1%  en 2020 y el paro se disparará hasta el 23,6% este año, el 24,7% en 2021 y el 22,2% en 2022, cifras que sitúan al país en su mayor nivel de desempleo desde 2013. Por otro lado, la recuperación económica será del 6,9% en el próximo ejercicio, y del 4% en 2022.

Así,el Banco de España augura mayor paro el año que viene por la incidencia de los ERTE que, en este ejercicio, amortiguarán la caída. Este efecto desaparecerá en 2021 y provocará que muchos afectados pierdan su empleo el próximo año, además de la influencia que puedan tener los  nuevos rebrotes y posibles nuevos confinamientos.

A pesar de eso, el organismo cree bastante probable que finalmente la caída se enmarque en un escenario de mejoría gradual con brotes de menor intensidad, lo que puede frenar la caída del PIB al 11,6% y llevar a una recuperación del 9,1 el año que viene. En este escenario, el paro ascenderá a un 19,9%  en 2020, al 18,8% en 2021 y al 17,4% en 2022.

Según el Banco de España, en este escenario se destruirán 970.000 empleos a tiempo completo, en comparación con el cierre de 2019, y habrá una caída de las horas trabajadas del 12,6%. Según estos datos, los ERTE  habrán salvado la destrucción de  un millón de empleos, y para 2021 los datos arrojan un aumento de la ocupación del 1,8 (300.000 empleos) y un 8,5% más de horas trabajadas. 

Cae la inversión

Hay incluso un tercer escenario posible, el más optimista, que habla de una rápida recuperación que haría caer el empleo sólo un 3,9% este año, lo que significa 600.000 puestos de trabajo destruido, y seguiría un repunte del 0,6% el siguiente año con casi 100.000 nuevos trabajos creados. 

Las estimaciones del Gobierno es que el PIB caerá un 9,2%  este año y habrá un rebote del 6,1% el año que viene, con una deuda pública del 115,5% y un  déficit del 10,3%. Esto responde al escenario más optimista del Banco de España, que cuenta con la ausencia de rebrotes importantes y de pérdidas importantes por parte de las empresas. 

Según este escenario, el Banco de España estima una  recesión del 9% en 2020 y una  recuperación del 7,7% en 2021, con un desempleo del 18,1% este año y un 18,4% el año que viene, para bajar hasta el 17,1% en 2022. 

En todo caso, unas y otras estimaciones ven la recuperación en forma de «U» y no de «V», y en el mejor de los casos el PIB no recuperaría los niveles de precrisis  antes de 2022. Sobre la desescalada, el Banco de España prevé en su escenario de mejora gradual  una subida del 19,3% en el tercer trimestre, tras caer un 21,8% en el segundo.

Por otro lado, el organismo cree que el sector más afectado por la crisis será el de la inversión, ya que el consumo privado recobrará su nivel en los dos escenarios menos pesimistas en 2022, mientras que las exportaciones aumentarán con fuerza en 2021. En todo caso, el informe se elaboró antes de la aprobación del ingreso mínimo vital, cuyo impacto en la economía, por lo tanto, no se recoge en el estudio.