Imagen de archivo con el lema del grupo de Telegram que prepara una manifestación ilegal

La manifestación ilegal que se prepara en España para romper el confinamiento

Se están promoviendo varias movilizaciones a través del llamamiento ciudadano realizado en algunos grupos de Telegram y por partidos políticos como La Falange.

A pesar de que el Gobierno ya ha anunciado la desescalada de las medidas de confinamiento, todavía hay miles de personas en nuestro país disconformes por las decisiones políticas que nos han llevado a permanecer en nuestros hogares. 

A través de grupos en redes sociales como Telegram se han formado grupos de ciudadanos contrarios al Gobierno, la mayoría miembros de la ultraderecha y apologistas de las teorías de la conspiración, para encabezar una manifestación ilegal en contra del estado de alarma. 

Según publica una información de 'El Mundo',  esta manifestación ilegal, que ya está bajo la vigilancia de las autoridades policiales, estaría programada para el próximo 2 de mayo, cuando se producirá otro relajamiento de las medidas con la salida de los ciudadanos para hacer deporte. 

Dos llamamientos a la manifestación

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A que esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Bajo el lema de 'Stop Confinamiento', los organizadores fascistas y conspiranoicos hacen un llamamiento a la manifestación frente a los Ayuntamientos sin haber cursado solicitud alguna  y ofrecen consejos sobre cómo actuar en caso de que sus participantes sean multados o detenidos. 

El carácter ilegal de las manifestaciones durante el estado de alarma es de sobra conocido por sus organizadores y participantes, que pueden enfrentarse a  multas de hasta 60.000 euros que podría multiplicarse si se suman otros delitos como agresión a las autoridades o intento de fuga.

Además de este llamamiento a la acción realizado desde las redes sociales, algunos partidos políticos de ultraderecha, como es el caso de La Falange, han solicitado a la  Delegación de Gobierno permiso para llevar a cabo una manifestación en contra del confinamiento. 

Ante la falta de respuesta de la administración, que previsiblemente será negativa, el partido político ha hecho un llamamiento a la acción  bajo el lema Nosvemosenlacalle con mensajes que confluyen el mismo día, a la misma hora y a escasos metros de distancia con las movilizaciones organizadas a través de Telegram. 

Sin embargo, La Falange ha descartado que su intención de manifestarse tenga relación alguna con las movilizaciones convocadas y promovidas por los grupos mencionados de Telegram.

Repunte de Telegram

Telegram ha sufrido un repunte de popularidad durante el confinamiento. Los grupos afines a la ultraderecha y los conspiranoicos  han optado por esta plataforma en detrimento de Whatsaap, que ha limitado los reenvíos masivos para evitar la expansión de bulos. 

Uno de los principales bulos que han corrido como la pólvora en estos grupos ultraderechistas es el hecho de que la aplicación propiedad de Facebook impuso esta limitación por una petición del Gobierno

Sin embargo, Whatsapp ya ha desmentido esta afirmación  argumentando que ha aplicado esta medida en todos los países donde trabaja para frenar la desinformación. Otro de los bulos que más ha circulado es el de que las agencias verificadoras  de información trabajan para el Gobierno

Las  teorías conspiratorias también son frecuentes en estos grupos, como la que señala el origen del virus como una  creación de un laboratorio chino o por la implantación de la tecnología 5G, todas informaciones falsas desmentidas por la comunidad científica. 

La intención de estos grupos era la de esconder sus acciones en una aplicación supuestamente más segura, aunque se olvidan de que cualquier actividad ilegal y las llamadas a la desobediencia en Telegram también son monitorizadas por las autoridades policiales.

Veremos qué sucede finalmente con esta convocatoria ilegal de manifestaciones que pretenden imitar las acontecidas en Estados Unidos a petición del propio presidente del Gobierno, Donald Trump.

Estas movilizaciones ponen en peligro la salud de la población y crean odio en un momento en el que la unidad es la única fórmula para derrotar a la pandemia.