Carles Puigdemont, durante el un mitin en Perpiñán el 29 de febrero de 2020.

Las posibilidades de ver a Puigdemont en una cárcel de España

El Europarlamento ha levantado la inmunidad a quien fuera presidente catalán entre 2016 y 2017

Tras más de un año de trámites, que quedaron en 'stand by' durante meses, el expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, ya no está protegido por la inmunidad que le confería el hecho de ser diputado en el Parlamento Europeo. La votación de la Eurocámara, celebrada la tarde de este lunes aunque los resultados no se hayan oficializado hasta primera hora de este martes, 9 de marzo, ha rubricado el levantamiento de la inmunidad a Puigdemont por 400 votos a favor, 248 en contra y 45 abstenciones. Los otros dos eurodiputados de la formación de Puigdemont —Junts per Catalunya—, los exconsejeros del gobierno catalán Toni Comín y Clara Ponsatí, también han quedado desprovistos de la inmunidad después de la votación del Europarlamento.

Puigdemont y Comín accedieron al acta de europarlamentarios en diciembre de 2019, tras meses en suspense de sus cargos hasta que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) permitió su toma de posesión en resolución de una cuestión planteada por su compañero independentista pero rival político, Oriol Junqueras, líder de ERC. En febrero de 2020, Clara Ponsatí se sumó a Puigdemont y Comín ocupando uno de los escaños que habían quedado vacantes tras el abandono de la Unión Europea por parte del Reino Unido.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

El juez instructor de la causa del 'procés', Pablo Llarena, decidió entonces solicitar al Parlamento Europeo un suplicatorio, es decir, la retirada de la inmunidad a los tres eurodiputados de Junts per Catalunya para poder solicitar de nuevo su extradición a España. El trámite se inició en marzo de 2020 e inicialmente la previsión pasaba porque se resolviera antes del verano... pero irrumpió la pandemia y todos los plazos quedaron alterados. Justo un año después, el Parlamento Europeo ha aceptado la solicitud del juez Llarena y, desde este martes, Puigdemont, Comín y Ponsatí ya no gozan de inmunidad parlamentaria.

Limitación de movimientos, pero mantenimiento de su condición de eurodiputados

Hasta ahora, los tres diputados europeos podían circular libremente por todo el territorio de la Unión Europea a excepción de España, donde se mantenía vigente la orden de detención hacia ellos. Esta situación permitía a Puigdemont y a sus compañeros viajar a menudo al territorio conocido como Cataluña Norte, una zona del sur de Francia de habla catalana que queda a escasos kilómetros de la frontera española y desde donde contaban con el apoyo de los grupos catalanistas locales. Su capital es Perpiñán y, desde allí, Puigdemont organizó en febrero de 2020 un multitudinario mítin que supuso un acto de reafirmación y refuerzo a su liderazgo y sus tesis.

Una primera consecuencia de la decisión tomada por la Eurocámara es el hecho de que los eurodiputados de Junts per Catalunya deberán limitar sus movimientos: los Estados a los cuales viajen pueden recibir euroórdenes para extraditarlos a España y ello puede suponer un peligro añadido a Puigdemont, Comín y Ponsatí. El mismo expresidente catalán lo vivió en su propia piel cuando fue detenido en marzo de 2018 en Alemania, aunque finalmente la euroorden fue rechazada y Puigdemont fue excarcelado tras doce días en la prisión de Neumünster.

Europa marcará el camino de las posibles extradiciones

Pero, ¿el de hoy es un primer paso para la extradición de Puigdemont y lo deja más cerca de ser encarcelado en España? Lo cierto es que eso está por ver y que los precedentes no apuntan hacia esta dirección, si bien cabe no descartar ningún escenario. En primer lugar debemos recordar que Puigdemont, Comín y Ponsatí conservan su condición de eurodiputados, sencillamente pierden la prerrogativa de la inmunidad. Su próximo paso será recurrir ante la Justicia europea y pedir medidas cautelares. A su vez, la Justicia belga podría iniciar el trámite de extradición: recaerá en el juez Jan Coopens, que meses atrás ya rechazó extraditar al exconsejero Lluís Puig.

Para evitar que las euroórdenes de Puigdemont, Comín y Ponsatí corran la misma suerte, Llarena ya ha anunciado que presentará al TJUE una cuestión prejudicial con el objetivo de que resuelva contradiciendo los argumentos del juez Coopens. Es la vía del juez instructor del 'procés' para que el magistrado belga cambie de tercio y acepte extraditar a los tres eurodiputados de JxCat. La defensa de Puigdemont asegura que es «muy complicado» que el TJUE resuelva en el sentido deseado por Llarena y, según su tesis, todo parece indicar que, aunque el camino de la tramitación de la extradición puede ser largo —meses, incluso más de un año—, hoy por hoy y vistos los precedentes hay más elementos que permiten augurar que Puigdemont, Comín y Ponsatí podrán seguir residiendo en el extranjero que no que sean extraditados a España.

La pelota quedará en los próximos días en el tejado del TJUE, que en cuestión de meses deberá avalar o no el camino tomado por el juez Coopens. Si da la razón al magistrado belga, la extradición será muy complicada; si en cambio apoya las tesis de Llarena, crecerán las opciones para que Puigdemont, Comín y Ponsatí sean extraditados. El partido tan solo ha comenzado y hay mucha tela que cortar hasta llegar a su desenlace.