Dos agentes de la guardia urbana patrullando en una zona costera

Policías piden cambiar de vacuna por los efectos secundarios de una de ellas

Se trata de una petición de la Confederación de Seguridad Local y Autonómica

Los policías locales han pedido cambiar de vacuna por los efectos secundarios que genera una de ellas.

Se trata de una petición que realizar al Gobierno por parte de la Confederación de Seguridad Local y Autonómica, que ha solicitado suspender la vacunación con AstraZeneca contra el coronavirus a los agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

A través de un comunicado remitido al Ministerio de Sanidad y publicado por la confederación en sus redes sociales, los policías locales han manifestado su rechazo a la decisión del Gobierno de aplicar la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y la importante compañía farmacéutica a colectivos tan expuestos como son los agentes de seguridad.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Astrazeneca: la vacuna que muchos colectivos están rechazando

La Confederación de Seguridad Local y Autonómica, que representa a un colectivo de más de 100.000 policías locales y autonómicos en España, ha mostrado públicamente su rechazo a la vacuna de Astrazeneca, que ahora se está encontrando reticencias en toda Europa.

Ya desde la aprobación de la vacuna británica, muchos colectivos y ciudadanos se mostraron contrarios a recibir su dosis de esta vacuna que tiene restricciones de edad al no poderse aplicar en personas mayores de 55 años.

A partir de esa franja de edad, los ensayos clínicos ha mostrado datos de menor eficacia y seguridad, por lo que en España se descartó casi desde el primer momento su inoculación en colectivos de edad avanzada y poniendo el límite de edad en los 55 años.

Tras establecer este criterio, el Gobierno español decidió establecer dentro de la Estrategia de Vacunación los cinco grupos prioritarios que recibirían la vacuna de Astrazeneca.

Entre ellos encontramos colectivos profesionales y de trabajadores que suelen estar expuestos al virus por su trabajo de cara al público.

Todos forman parte de la categoría de «servicios especialmente críticos» que el plan de vacunación establece para colectivos que tienen una «función esencial para la sociedad y efectivos limitados y difícilmente reemplazables».

Desde los efectivos de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, tanto a Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Autonómica y Policía Local, como a las Fuerzas Armadas hasta los profesores y personal de Educación de Infantil, Especial, de Primaria y de Secundaria.

Además, habría que sumar todos los profesionales sanitarios y sociosanitarios que no se consideraron de «primera línea» y ya fueron llamados para recibir su dosis: fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, personal de oficinas de farmacia, medicina legal, servicios de ayuda a domicilio, centros de menores, centros de día y trabajadores de Instituciones Penitenciarias.

Los miembros de este colectivo han sido asignados para recibir la vacuna Astrazena, con excepción de los mayores de 55 años que, siguiendo el protocolo, recibirán una dosis de Pfizer o Moderna.

¿Por qué los policías locales piden no vacunarse con Astrazeneca?

Sin embargo, parece que algunos colectivos, como el de la policía local y autonómica, no está dispuesto a recibir esta vacuna debido a los numerosos efectos secundarios que están sufriendo las personas que la reciben y a la menor seguridad que tendría frente a las otras vacunas.

En el comunicado emitido, la Confederación de Seguridad Local y Autonómica ha puesto el ejemplo de Francia, donde han tenido que suspender la vacunación de Astrazeneca ente el colectivo de riesgo, policías y sanitarios por los efectos secundarios.

Casi una cuarta parte de las personas que han recibido la vacuna de AstraZeneca han experimentado síntomas similares a los de la gripe y alrededor del 15% experimentó escalofríos, cefaleas o fiebres altas, que son efectos secundarios mayores a los registrados con las vacunas de Pfizer o Moderna.

La Generalitat de Cataluña ya comenzó a administrar dicha vacuna hace unas semanas a los Mossos de Escuadra, observándose los mismos casos que en Francia. Por esta razón, también han pedido que se busque alternativas de mayor eficacia y menos efectos secundarios para vacunar a los agentes, puesto que son un colectivo irremplazable.

Esta situación ya se ha producido en otros países de Europa. En Italia, profesores y agentes de policía han expresado su preocupación por dicha vacuna y en Francia el propio presidente Emmanuel Macron expresó sus dudas sobre la efectividad de la vacuna.

Por su parte, el ministro de Salud de Alemania, Jens Spahn, acaba de solicitar que se inyecte la vacuna de AstraZeneca a la Policía y al Ejército ante el rechazo de algunos trabajadores de salud y otros trabajadores de primera línea a recibir esta vacuna, pero insiste en que la vacuna es completamente segura y efectiva.