Luz de emergencia de un coche de la Policía

La policía desaloja una fiesta ilegal en Madrid y da crédito a lo que encuentra

Los agentes se quedaron totalmente impactados ante el descubrimiento

El coronavirus sigue marcando nuestras vidas, pero, a pesar de eso, hay quienes muestran cero preocupación por él y organizan o participan en fiestas ilegales. Lamentablemente, a pesar de las restricciones impuestas por todo el país, siguen existiendo individuos a los que no les parece preocupar ni su salud ni la de los demás.

Desde que la pandemia se hiciera presente han fallecido más de 69.000 personas en nuestro país y han existido más de 3 millones de contagiados. No obstante, para algunos son datos sin importancia o que directamente desoyen. Por eso, las autoridades no dejan de toparse con celebraciones que incumplen todas las medidas de seguridad.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Y precisamente este fin de semana, la Policía Municipal de Madrid ha desmantelado una fiesta ilegal. Fiesta esta en la que los agentes se han topado con algo inesperado: había un bebé.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

¿Dónde han sucedido los hechos?

En un local situado en el distrito de Puente de Vallecas, en la capital española, es donde la Policía Municipal ha tenido que actuar.

En concreto, ha tenido que intervenir para proceder a desalojar una fiesta ilegal que estaba teniendo lugar.

La fiesta ilegal

Los vecinos del mencionado local fueron los que alertaron a las autoridades de que se estaba produciendo una celebración en aquel. Por eso, varios agentes policiales se personaron en el lugar indicado.

Allí se toparon con el hecho de que el establecimiento se encontraba cerrado al público, pues su persiana estaba cerrada. No obstante, descubrieron que en el interior se estaba llevando a cabo una fiesta en la que había un total de quince personas.

Ciudadanos esos que estaban bebiendo y fumando sin tener mascarilla puesta y sin respetar ningún tipo de medida impuesta por la pandemia.

El descubrimiento

No obstante, el que hubiera una fiesta ilegal no fue lo que sorprendió a la policía, pues son muchas las que ya ha desmantelado. En concreto, lo que le hizo no dar crédito a la situación fue que también había un bebé.

Exactamente, como se ha publicado en diferentes medios de comunicación, el pequeño se encontraba en su carrito llorando. Y todo mientras los demás se lo pasaban en grande.

Según ha dado a conocer el diario 'Nius', la madre del bebé estaba en esa reunión y se cree que podría ser además la propietaria del bar.

Más fiestas ilegales este fin de semana

A pesar de las cifras tan graves que el coronavirus ha dejado, la falta de respeto y de concienciación de muchas personas son notables. De ahí que sigan en aumento las cifras de fiestas ilegales que se producen en el país.

Así, este fin de semana, la policía de Jaén ha tenido que desalojar una celebración que se estaba produciendo en un pub. Dentro de este había 82 personas, sin mascarilla y sin respetar la distancia de seguridad.

Pero ahí no queda todo. También en Madrid, las autoridades han tenido que hacer lo propio con unas 282 fiestas ilegales, además de la indicada en el distrito de Puente de Vallecas. Fiestas en las que no se acataban ninguna de las normas impuestas por la pandemia y donde además algunas personas consumían droga.

Una de las que se ha convertido en noticia es debido a que una de las asistentes intentó huir de los agentes poniendo en peligro su vida. En concreto, esa celebración se produjo en una vivienda y una joven de 20 años intentó escapar por el balcón. Así, pretendió descolgarse desde el cuarto piso hasta el tercero para no ser descubierta.

Muchacha esa que puso en riesgo su integridad y que tuvo que ser auxiliada por un policía que se vio en la necesidad de agarrarla para que no cayera al vacío. Eso sí, acto seguido tuvo que esposarla a la barandilla del balcón para evitar que volviera a intentar escapar.