Imagen de las instalaciones de Tönnies, la empresa cárnica más grande de Alemania

Esta es la sospecha sobre el origen del rebrote en Alemania. Dará que hablar

El jefe del matadero donde se ha localizado el foco ha lanzado una polémica teoría y los sindicatos le acusan de racista

Lo primero que hicieron los gobiernos con el estallido del primer brote de coronavirus fue cerrar las fronteras, y desde el inicio de la pandemia la circulación entre países se considera como uno de los principales riesgos de transmisión. Por eso las últimas noticias que llegan sobre el origen del rebrote en Alemania pueden abrir un intenso y polémico debate.

La gran pregunta en Alemania ahora es qué ha causado el foco de más de 650 infectados en el matadero más grande del país, Tönnies, que ha obligado a poner en cuarentena a más de 7.000 persona y a cerrar escuelas y guarderías en la zona del rebrote, en Renania del Norte. 

Ninguna de las versiones está demostrada científicamente, pero una primera teoría, defendida sobre todo por la empresa, critica directamente la actitud irresponsable de sus empleados, ya que la mayoría de los trabajadores de la planta cárnica proceden del este de Europa y hace dos semanas, aprovechando un puente festivo, viajaron a Rumanía y a Bulgaria para visitar a sus familias.

Ahora se sospecha que podrían haber traído consigo de vuelta el virus, o al menos es la versión que sostiene el dueño de la planta, Clemens Tönnies, que ya estuvo en el foco de la polémica por sus declaraciones sobre los africanos: «En lugar de plantearse subidas de impuestos para destinarlos a la lucha contra la crisis climática, deberían construirse en África veinte centrales energéticas, así los africanos dejarían de talar árboles y de producir niños cuando oscurece».

Las polémicas declaraciones del jefe de la empresa, que es también el presidente del equipo de fútbol Schalke 04, respalda la acusación de racismo que hacen algunos sindicatos sobre esta teoría del origen del rebrote, que tiene, dicen, «tintes xenófobos».

La teoría alternativa

Los sindicatos sostienen otra teoría: la empresa ha priorizado los intereses económicos frente a la salud de sus empleados. Esto se suma a la evidencia de las dificultades de la industria cárnica por cumplir las medidas de distancia e higiene durante la pandemia, y ha sido reconocido como uno de los principales focos de propagación del Coronavirus.

Sin ir más lejos, el propio gobierno alemán anunció una reforma estructural del ramo, que está caracterizado por la mano de obra temporal e inmigrante. Además, según el medio alemán DW, el cura católico Peter Kossen, que ofrece sus servicios pastorales a los trabajadores de la industria, hizo un llamamiento al sector cárnico a mejorar las condiciones de sus trabajadores.

Algo que no encaja para nada en la versión de la cárnica que ahora está en el punto de mira en Alemania, y que culpa a sus trabajadores de haber importado el virus. Según el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades, Alemania ha registrado 4.814 casos en las últimas dos semanas, en comparación con los 2.898 en Rumanía y los 915 de Bulgaria.