Imagen de archivo de miembros del Ejército de Tierra

Polémica por la decisión del Ejército con sus militares en pleno coronavirus

El Ejército prohibe a los militares regresar a sus domicilios tras sus turnos de trabajo

El Ejército de Tierra ha prohibido a los militares que luchan contra el coronavirus volver a sus hogares tras la jornada de trabajo, algo que estaba autorizado en principio pero que han cambiado porque algunos militares han sido multados con hasta 600 euros por incumplir el decreto de alarma. 

Los militares, afirma la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME) en un comunicado denunciando esta decisión, tienen que fijar obligatoriamente su residencia habitual en el lugar donde están destinados, pero es frecuente que vivan en otras localidades. 

Marco Domínguez, de la asociación Militares con Futuro, ha explicado en ‘EFE’ que cumplían una orden anterior del Ejército de Tierra por la que se permitían estos desplazamientos cumplimentando un escrito que les firmaba un superior y les valía de justificante, pero a algunos no les ha servido en los controles de carretera y les han multado con 600 euros

«No se consideran como domicilios habituales los de residencia familiar» 

Tras estos hechos, el Ejército de Tierra ha informado de nuevas medidas impartidas por el Jefe de Estado Mayor General del Ejército, Francisco Javier Varela,  advierten que solo se permiten desplazamientos entre el lugar de residencia y el de trabajo (si el municipio de trabajo tiene que ser el de residencia). «No se consideran como domicilios habituales los de residencia familiar o aquellos a los que el personal militar se desplazaba los fines de semana o periodos de descanso», reza la orden. 

La ATME denuncia que ahora «miles de militares se encuentran realizando turnos de trabajo de varios días continuados, sin horario establecido, se encuentran con la decisión repentina del Ejército de prohibir los desplazamientos a otro lugar que no sea la residencia habitual (destino) y posterior regreso». 

«No puede ser que trabajen en un ambiente de inseguridad jurídica» 

Esta situación ha provocado que «los militares hayan tenido que llamar a sus familias para decirles que no pueden acudir a sus casas, que no pueden ir a ver a sus hijos y que no pueden volver a su domicilio familiar cuando terminan su trabajo, como hacen el resto de los ciudadanos», asegura la ATME. 

Finalmente, la ATME insta al Ministerio de Defensa a que se haga cargo de esas multas y resuelva el problema, porque «no puede ser que los militares trabajen en un ambiente de inseguridad jurídica».